Desde los problemas de desarrollo iniciales hasta su posterior fracaso de ventas, el DMC DeLorean (también conocido como Deloran DMC-12) tuvo una vida difícil y un final no libre de escándalos. Por supuesto, todos sabemos los esfuerzos que hizo John DeLorean para salvar su empresa, antes de acabar desapareciendo... y convirtiéndose en un mito, gracias a las pelis de Regreso al Futuro.

Podría decirse que el DeLorean le debe mucho a dicha saga cinematográfica. Sin ella, podría ser simplemente otra nota a pie de página en los fracasos de la historia del automóvil. Pero las películas fueron éxitos de taquilla, y el coche ha tenido un tratamiento de culto desde entonces. Sin embargo, su imagen estelar no oculta el hecho de que la experiencia de conducción del DeLorean estándar no sea nada del otro mundo.

Esa es la impresión que siempre ha transmitido todo aquel que ha probado un DeLorean original en los últimos años. Dicho esto, las críticas contemporáneas de principios de los años 80 eran un poco más favorables y más indulgentes con sus defectos.

Galería: DeLorean DMC-12 1981

Tal vez, las críticas se deban al hecho de ser un 'batiburrillo' de piezas. Mientras que el chasis y la construcción tenían aportaciones de Lotus, los excesos de costes y los retrasos hicieron que la empresa tuviera que sacar componentes de, bueno, de todas partes.

Lo más notable fue el uso del motor Peugeot-Renault-Volvo V6. El pesado seis cilindros no era solo un auténtico yunque en la parte trasera, sino que sus cifras tampoco eran demasiado emocionantes. El PRV V6 rendía 130 CV y 207 Nm de par máximo.

Sus cifras eran bastante normales, incluso para los estándares de la época. Así que no era rápido, ni mucho menos, pero ¿resultaba dinámico? ¿Puede el DMC-12 impresionar en un circuito de carreras? Al fin y al cabo, Colin Chapman participó en el proyecto.

Esta vez, quien da su opinión es Chris Harris, de Top Gear. ¿Qué ha dicho el presentador británico al respecto? Iremos directamente al grano y diremos que hizo declaraciones bastante mordaces sobre el rendimiento del coche en pista. Y queda claro que el DMC-12 no le gustó mucho, la verdad.

Pero, ¿la poca aceleración y el comportamiento 'dudoso' lo convierten en un coche terrible en su conjunto? Por supuesto, no tienes que estar de acuerdo con la opinión de Harris. A fin de cuentas, el coche es un icono de la cultura pop... para bien o para mal.

Galería: Delorean abandonado durante 32 años