La moto que aparece en la foto no es un ejemplar de carreras cuyos días de gloria hayan pasado y ahora está en un museo. Y aunque pueda parecer que esta Suzuki GSX-R750 SRAD de 1996 ya haya vivido sus mejores momentos, en realidad, es una moto de carreras que se está desarrollando actualmente, para correr en pruebas internacionales.

De hecho, además de ser una auténtica cápsula del tiempo en sí misma, es el último proyecto que ha salido del taller del Team Classic Suzuki, y está preparada para participar en futuras carreras de clásicas.

Una moto de imagen 'retro', que se ha construido a partir de una antigua unidad de resistencia, del equipo de fábrica, y que cuenta con todos los elementos que esperarías encontrar en una moto de carreras puntera de la época.

Galería: Suzuki GSX-R1000R Legend Edition 2020

Los componentes consisten en un embrague antirrebote en seco, un generador ligero y un cárter de magnesio. Esta máquina de carreras está equipada con una caja de cambios de relación cerrada y cuenta con un sistema de escape Yoshimura específico de la época.

Del mismo modo, esta moto de 1996 recurre a una suspensión renovada por completo, cortesía del especialista K-Tech, al tiempo que emplea un basculante más largo que el de la moto de serie, así como pinzas Brembo y latiguillos de freno trenzados de acero.

Las ligeras llantas OZ con neumáticos de competición Dunlop minimizan las masas no suspendidas, lo que hace que esta moto retro esté más que dispuesta a cambiar de dirección en un abrir y cerrar de ojos.

Aparte de todo esto, el Team Classic Suzuki también ha fabricado algunas piezas en sus propias instalaciones. Por ejemplo, todas las fijaciones y la carrocería (en carbono y kevlar) fueron diseñadas y producidas por los talentosos artesanos e ingenieros del equipo.

Esta moto sustituirá a las exitosas XR69 y será pilotada por Michael Dunlop. Todo, en un homenaje moderno a las superbikes de los años 90, de los tiempos de James Whitham y John Reynolds en el Mundial de Superbikes, y los de Chris Walker en el British Superbike, a lomos de la GSX-R750 SRAD.