El Porsche 962 es sin duda uno de los coches de competición de Porsche más dominantes de su época. Consiguió victorias en diversos campeonatos, incluidos dos primeros puestos en las 24 Horas de Le Mans de 1986 y 1987, con los pilotos Derek Bell, Al Holbert y Hans-Joachim Stuck al volante en ambas ocasiones.

Hablamos de un modelo muy longevo, que participó en carreras de todo tipo en manos de equipos privados, y del que se fabricaron más de 125 ejemplares. Para mediados de los años 90, la mayoría de estos prototipos fueron jubilados por estar ya obsoletos frente a la competencia.

Galería: Porsche 962 Koenig matriculado

Diferentes compañías decidieron entonces intentar resucitar algunos de estos coches y darles una segunda vida, como es el caso de la alemana Koenig Specials, que fue la primera en convertir esta bestia de competición en un coche de calle, matriculado.

La compañía de Múnich no se limitó a añadir faros, intermitentes y una placa de matricula al coche de carreras, sino que modificó de forma importante la carrocería y muchos componentes. Ahora, uno de estos Porsche 962 de calle está a la venta en Estados Unidos, pero no es precisamente barato.

Porsche 962 Koenig matriculado
Porsche 962 Koenig matriculado
Porsche 962 Koenig matriculado

Koenig rediseñó todos y cada uno de los paneles de carrocería del coche y elevó la posición de los faros y los pasos de rueda para atenerse a la normativa alemana. Como resultado, hubo que rediseñar también los bajos del vehículo para conseguir un equilibrio aerodinámico. 

También se añadió una cubierta de plexiglás para el motor, pensada para facilitar el acceso al mismo de cara a su mantenimiento. Y hablando del motor, se trata de un bloque de 3,4 litros bóxer biturbo con inyección Motronic, que con una puesta a punto conservadora del turbo (1,0 bares) y un sistema de escape catalizado, ofrece una potencia de 558 CV.

Porsche 962 Koenig matriculado
Porsche 962 Koenig matriculado
Porsche 962 Koenig matriculado

Este motor, heredado del 911, está acompañado de una suspensión también modificada (muelles y amortiguadores menos duros) para hacerla más amigable en carretera, aunque el equipo de frenos es el mismo que el del modelo original de carreras, siendo la única diferencia unas nuevas pastillas.

Koenig Specials se hizo con el coche en marzo de 1990 y completó la transformación en julio de 1991, más de un año después, para venderlo un mes más tarde a un cliente japonés que pagó 1 millón de dólares de la época.

Tras pasar por diversas colecciones, el coche fue exportado a Estados Unidos en 2019 y, con 2.502 kilómetros en el marcador, ahora está en venta a través de Issimi por 995.000 dólares, es decir, unos 850.000 euros al cambio actual. ¡Quién pudiera!