Stellantis ha anunciado una ofensiva eléctrica total, en todas sus marcas, para los próximos años. Su objetivo es convertirse en el líder mundial de ventas de vehículos de bajas emisiones y, para lograrlo, va a invertir la friolera de más de 30.000 millones de euros hasta 2025 en electrificación y tecnología asociada.

Por supuesto, no se puede lanzar una revolución integral de los vehículos eléctricos sin llevar a cabo una intensa campaña de marketing. De este modo, Stellantis ha respaldado su estrategia de electrificación con una serie de nuevos lemas para cada una de sus 14 marcas.

La multinacional italofrancesa señala que cada fabricante tiene sus propias cualidades y que, por lo tanto, la electrificación se llevará a cabo de forma individual, "potenciando el ADN de cada firma".

Aparentemente, estos lemas reflejan cómo cada fabricante de Stellantis adoptará la energía eléctrica. Alerta de spoiler: no creemos que ni siquiera una mínima parte de esa inversión de 30.000 millones de euros haya ido a parar al equipo de marketing.

Abarth: calentar a la gente, pero no al planeta
Alfa Romeo: a partir de 2024, Alfa se convertirá en Alfa e-Romeo
Chrysler: tecnología limpia para una nueva generación de familias
Citroën: Citroën Electric: Bienestar para todos
Dodge: destruye las calles... no el planeta
DS Automobiles: el arte de viajar, magnificado
Fiat: solo es verde cuando es verde para todos
Jeep: la libertad de las emisiones cero
Lancia: la forma más elegante de proteger el planeta
Maserati: lo mejor en lujo de alto rendimiento, electrificado
Opel/Vauxhall: el verde es lo que está de moda
Peugeot: convertir la movilidad sostenible en tiempo de calidad
Ram: construido para servir a un planeta sostenible
Vehículos Comerciales: líder mundial en vehículos comerciales eléctricos

No vamos a entrar a criticar estos curiosos lemas. Solo diremos que algunos son definitivamente peores que otros (¿Alfa e-Romeo?), pero la conclusión es que Stellantis parece tomarse muy en serio la electrificación.

El objetivo de la empresa es conseguir una gama compuesta por un 70% de turismos de bajas emisiones en Europa para 2030. Por supuesto, en ese porcentaje se tienen en cuenta todas las marcas de la multinacional, con lo que el reto no es precisamente sencillo. 

Stellantis también ha firmado memorandos de asociación con dos empresas de procesamiento de salmuera de litio en Estados Unidos y Europa para el abastecimiento de baterías, y generará cuatro plataformas específicas para vehículos eléctricos, desde urbanos a carrozados.

Galería: Citroën C3 Aircross 2021 primera prueba

Dentro de las marcas de Stellantis, sorprende la transformación tan brutal que experimentarán Ram y Dodge, dos de los fabricantes de volumen menos respetuosos con el medio ambiente del mundo. Estaremos atentos a sus próximas novedades porque, aunque no lleguen a Europa, siempre merecerá la pena conocerlas.