Este exótico hiperdeportivo francés busca nuevo dueño.

El Bugatti Veyron, lanzado en 2005 gracias a Ferdinand Karl Piëch, se ha convertido sin lugar a dudas en uno de los hiperdeportivos más exclusivos y exóticos del planeta, y durante unos cuantos años fue además el coche más rápido del mundo, capaz de romper la barrera de los 400 km/h.

Aquel Bugatti Veyron 16-4 original dio paso a versiones todavía más exclusivas y extremas, como es el caso del Bugatti Veyron Super Sport que nos ocupa, una exótica bestia de gran potencia que ahora está a la venta en Reino Unido.

Galería: Bugatti Veyron Super Sport #48, en venta

Del Veyron Super Sport se fabricaron únicamente 48 ejemplares entre los años 2010 y 2014, y este de las imágenes es justamente el último que salió de la línea de producción, es decir, la unidad número 48 del SS.

Como sabrás, el Super Sport fue una versión más ágil y potente del Veyron convencional, cuyo propulsor W16 de 8,0 litros, equipado con cuatro turbos, alcanzaba una potencia de 1.200 CV y un par motor máximo de 1.500 Nm. 

Bugatti Veyron Super Sport #48, en venta
Bugatti Veyron Super Sport #48, en venta
Bugatti Veyron Super Sport #48, en venta

Sobre el papel, anunciaba un 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y una velocidad máxima de 415 km/h, si bien Bugatti consiguió que alcanzara 431,072 km/h, por lo que esta versión volvió a convertirse en el coche más rápido del mundo.

El modelo en cuestión, que ya salió a la venta en la subasta de Bonhams en el Goodwood Festival of Speed del año 2018, aunque no sabemos si llegó a venderse, está ahora a la venta a través de 'Tom Hartley JNR', si bien el vendedor no especifica el precio.

Bugatti Veyron Super Sport #48, en venta
Bugatti Veyron Super Sport #48, en venta
Bugatti Veyron Super Sport #48, en venta

En cualquier caso, sabemos que salió de fábrica con este mismo tono negro mate, a juego con las llantas negras, y que su interior luce una espectacular tapicería integral de cuero en tono rojo carmín, así como inserciones de fibra de carbono.

Además, el coche no tiene demasiado uso, ya que suma apenas 2.016 kilómetros en el marcador, como muestran las fotografías del anuncio, y también ha sido revisado por el servicio oficial de Bugatti (la última inspección, el 24 de febrero de 2021), incorpora un juego de neumáticos nuevo y cuenta con garantía Bugatti hasta enero de 2022.