¿La flota de pruebas más exclusiva del mundo?

Muchos son los fabricantes de automóviles que ponen a prueba sus modelos, especialmente si tienen aspiraciones deportivas, en el famoso circuito de Nürburgring Nordschleife, un trazado que se asemeja mucho a una carretera de montaña y que sirve, por tanto, para poner a punto todo tipo de vehículos.

Bugatti es una de esas marcas que, como parte del proceso de desarrollo de sus productos, prueba habitualmente sus prototipos en los 20,8 kilómetros del viejo 'Infierno Verde', considerado el circuito más exigente del mundo.

Galería: Bugatti Centodieci y Chiron en Nürburgring

En este caso la firma francesa ha llevado a las montañas de Eifel una flota de pruebas formada por cuatro de sus hiperdeportivos, que entre todos suman un valor de alrededor de 20 millones de euros, que se dice pronto.

Aprovechando la ocasión, Bugatti ha llevado a cabo una interesante sesión de fotos con estas cuatro bestias, por lo que podemos disfrutar del carísimo cuarteto tanto en el propio Ring como en los alrededores de Nürburg.

Bugatti Centodieci y Bugatti Chiron Super Sport 300+ en Nürburgring

Hablamos concretamente de un exclusivo Bugatti Centodieci (8 millones de euros), un Bugatti Divo (5 millones), un Bugatti Chiron Pur Sport (3 millones) y un Chiron Super Sport 300+ (3,5 millones). Sin duda ha de ser la flota de pruebas más exclusiva del mundo.

El objetivo de estas pruebas en carretera y circuito es poner a punto la suspensión y el chasis de estos modelos, y según Bugatti, el esfuerzo de desarrollo y pruebas es idéntico en un Chiron que en un Centodieci, a pesar de ser un modelo que se fabricará en una serie muy limitada (solo 10 coches).

Bugatti Centodieci y Bugatti Chiron Super Sport 300+ en Nürburgring

Primero los vehículos se enfrentan a una conducción intensiva tanto en bancos de pruebas como en pistas, y después se conducen en circuitos y carreteras públicas para optimizar su comportamiento y sus prestaciones.

"Queremos conseguir la mejor configuración posible de la suspensión para nuestros clientes, y de ahí que conduzcamos tanto en condiciones extremas como en situaciones cotidianas", ha afirmado Lars Fischer, jefe de pruebas de suspensión y puesta a punto de Bugatti.