Emplea un propulsor VR6 del Grupo Volkswagen, instalado en posición central-trasera.

Si te estás preguntando por lo que haría falta para que el Renault Dauphine fuese un coche emocionante, tenemos la respuesta. Por ejemplo, un magnífico kit de transformación, ganando una carrocería más ancha y añadiendo un motor VR6 instalado en posición central trasera.

Esta construcción increíblemente única existe y nos la enseñan los chicos de AutotopiaLA en uno de sus últimos vídeos. Se trata de un vehículo realmente único en su género, que seguramente consiga girar las cabezas allá por donde pase.

Suena como un superdeportivo, pero se asemeja a un extraño coche de rally clásico. Te dejamos con el Renault 4CV, anterior al Dauphine, pero que adelantaba elementos estéticos del clásico francés.

Galería: 75 años del Renault 4CV

Este Renault Dauphine comenzó con un vehículo completamente desguazado que Justin, el propietario, compró en un lote desierto. El olvidado Dauphine presentaba una gran cantidad de óxido y le faltaban algunas partes, por lo que se convertía en el candidato perfecto para una reconstrucción completa.

Justin tuvo la idea de construir un coche clásico europeo único, que contase con un motor VR6 ubicado en posición central-trasera. La carrocería del Dauphine era el punto de partida perfecto para esta drástica reconstrucción.

Los trabajos comenzaron creando su propio chasis con un bastidor de tubos que debía encajar debajo de la piel del Dauphine. El motor VR6 de 2,8 litros de cilindrada procedía de un Volkswagen Golf GTI MK4, junto con su caja manual de seis velocidades.

Asimismo, añadió un diferencial mecánico de deslizamiento limitado para mejorar el rendimiento en las curvas y permitir impresionantes derrapes asociados al humo de los neumáticos quemados.

75 años del Renault 4CV

El impresionante ajuste y el acabado de esta construcción son increíbles, teniendo en cuenta que todo el trabajo fue realizado por una sola persona. Desde la exclusiva suspensión artesanal, hasta el exterior con acabado envejecido, esta construcción es de primera categoría.

En Norteamérica, el Renault Dauphine es prácticamente desconocido, lo que hace que sea todavía más extraño verlo por las calles de su ciudad, Los Ángeles (California). Por supuesto, es divertido ver reconstrucciones de Porsche 911 y vehículos conocidos, pero esta extraña creación es única.

Desde el increíble sonido del motor VR6, hasta la atención a los detalles por dentro y por fuera, esta construcción única destaca en el tráfico de la ciudad californiana. Por cierto, su dueño lo apoda 'La brute', que traducido al castellano significa 'bruto'.

Fuente: AutotopiaLA