En los últimos meses Mansory se ha mantenido muy ocupado, lanzándose de cabeza a la elaboración vertiginosa de coches, ya de por sí exagerados. El último es el Ferrari Portofino, el tercer coche modificado de la firma de Maranello, que acabamos de conocer, con un estilo llamativamente actualizado y nueva mecánica.

El resultado es un descapotable mucho más 'serio' que la versión normal, con apéndices aerodinámicos por doquier, que ciertamente hacen que no pasen desapercibidos. Como si le hiciese falta recién salido de Maranello, ¿verdad?

Galería: Ferrari Portofino by Mansory

En primer lugar, la capota rígida retráctil ahora está fabricada con una lámina de fibra de carbono. El mismo material se utiliza para los faldones, el splitter, las rejillas del capó y las carcasas de los retrovisores.

Incluso los pequeños tiradores de las puertas son de fibra de carbono, al igual que el extractor y el fino alerón situado en el maletero. Para completar las novedades exteriores, hay llantas de aleación con perfil amarillo, de 21 pulgadas delante y de 22 pulgadas, detrás.

Ferrari Portofino by Mansory

En el habitáculo predomina el cuero negro con inserciones amarillas que recuerdan a la carrocería. La excepción son los pulsadores de la caja de cambios, cuyos colores recuerdan a la bandera italiana. En el centro del volante no aparece el clásico Cavallino Rampante, sustituido por el logotipo de Mansory en fibra de carbono.

Ferrari Portofino by Mansory

Mansory no se ha contentado con la estética y también ha puesto sus manos en el motor del Ferrari Portofino, el galardonado V8 biturbo de 3,9 litros que desarrolla 600 CV y 760 Nm en la versión normal y 720 CV y 890 Nm de par en la versión preparada. Eso es bastante más que en el Portofino M, con 80 CV menos que el bloque V12 del 812.

El sistema de gestión del motor ha sido revisado y el sistema de escape ha sufrido una personalización, que permitieron a Mansory extraer más potencia del motor de ocho cilindros, con un impacto directo en las prestaciones. El 0 a 100 km/h se lo 'merienda' en 3,0 segundos, mientras que la velocidad máxima es de 334 km/h.

Ferrari Portofino by Mansory

Como suele ser habitual, del tema del precio no se sabe nada. Pero si tenemos en cuenta que un Ferrari Portofino 'donante' parte de los 215.600 euros en nuestro país, te puedes imaginar que la versión de Mansory superará ampliamente esa cantidad.