Hace casi tres años, la firma italiana Ares Design, con sede en Módena, presentó un modelo muy especial, en edición limitada, basado en el Bentley Mulsanne, que como sabemos es una gran berlina británica, al estilo limusina, con un elevado nivel de lujo y comodidad.

Ahora, Ares Design ha decidido promocionar su creación, que se fabrica a mano y solo bajo pedido de los clientes, con una serie de fotografías y vídeos en las colinas de Emilia-Romagna y en el centro de la ciudad de Módena.

Galería: Ares Design Coupé for Bentley Mulsanne

Cuando el lujo inglés no es suficiente

El Ares Design Coupé for Bentley Mulsanne, que es el nombre completo del modelo, es en realidad una modificación del Mulsanne original de cuatro puertas, que lo convierte en un modelo coupé, de dos puertas. Algo que Bentley no ofrece. 

Aunque el proceso pueda parecer algo trivial, en realidad es complicado y largo convertir una gran berlina en un modelo coupé, y lo demuestra el hecho de que la fabricación del vehículo lleve entre tres y cuatro meses de trabajo.

Lógicamente, hubo que eliminar las dos puertas traseras, retirar la parte posterior del techo, sustituir muchas partes por nuevos componentes de aluminio y rediseñar el pilar B, por ejemplo, desplazándolo hacia atrás para permitir unas puertas delanteras más largas.

A pesar de la modificación integral del coche, se han añadido zonas de protección en ambas puertas para mantener la seguridad de los ocupantes, y de hecho este Mulsanne Coupé cuenta con homologación por parte del TÜV alemán.

Ares Design Coupé for Bentley Mulsanne
Ares Design Coupé for Bentley Mulsanne
Ares Design Coupé for Bentley Mulsanne

Un salón a 300 km/h

El lujoso interior del Mulsanne se mantiene, aunque estrena una tapicería de cuero en color crema, molduras de madera italiana y elementos de fibra de carbono, por ejemplo. La instrumentación y la consola, por ejemplo, son idénticas a las de serie, con pantalla multimedia de 8,0 pulgadas, y el equipo de sonido cuenta con 14 altavoces y 2 subwoofer.

Bajo el capó, Ares Design mantiene el bloque V8 biturbo de 6,75 litros, pero ahora con una potencia de 608 CV y un par motor máximo de 1.200 Nm, que supone unos 100 CV y 200 Nm adicionales. El propulsor se combina con un cambio automático de ocho velocidades, y permite alcanzar una velocidad punta de 296 km/h.