La electrificación del gigante alemán Volkswagen arrancó hace ya tiempo, y de hecho el fabricante ya cuenta en su gama con dos modelos eléctricos de nueva generación, los Volkswagen ID.3 e ID.4, si bien hay unos cuantos más en la recámara, que se lanzarán durante los próximos años.

Uno de estos automóviles es el que la marca denomina Project Trinity, una berlina de cero emisiones que está prevista para 2026 y de la que acaban de ofrecer una primera imagen a modo de teaser. ¿No te recuerdan sus formas a los eléctricos de cierta marca americana?

El propio CEO de la compañía, Ralf Brandstätter, aseguró que este modelo se ubicaría en la gama entre el Volkswagen ID.3 y un futuro modelo de acceso a la gama eléctrica. Su precio podría rondar los 35.000 euros, aproximadamente.

Galería: Volkswagen ID.3 2020, prueba

Aunque el nombre del modelo es todavía un misterio, sabemos que estrenará una nueva plataforma para eléctricos, denominada SSP (Scalable Systems Platform), y se fabricará en Wolfsburgo, aunque para ello habrá que esperar hasta 2026.

La gran promesa de este proyecto es precisamente una recarga ultrarrápida para la batería, que permitiría hacerlo en el mismo tiempo que actualmente lleva repostar un coche convencional, ofreciendo, además, unos niveles de autonomía que "marcarán nuevos estándares".

El vehículo también promete ofrecer inicialmente conducción autónoma de nivel 2, aunque después pretende alcanzar el nivel 4, que como sabemos es el último paso antes de la automatización total de la conducción, capaz de funcionar de manera autónoma en un ámbito limitado, sin intervención del conductor.

Volkswagen ID.4, fotos oficiales
Volkswagen ID.4 2021

El fabricante asegura que tanto el Project Trinity como el resto de futuros eléctricos de la compañía tendrán muchas menos versiones, y los componentes estarán en gran medida estandarizados, por lo que compartirán casi todo, de forma que su producción será más sencilla y barata.

Esto significa que los clientes tendrán menos opciones entre las que elegir, si bien las funciones del coche las determinará el software, y no el hardware, de manera que el cliente podrá optar por activar funciones opcionales 'on demand', ya que todos los coches tendrán ya 'precargados' un montón de sistemas, listos para ser activados.