Aunque esta versión se anunció en la presentación del vehículo, es ahora cuando está disponible el Citroën C4 PureTech 155 EAT8, la variante tope de gama del crossover francés. Emplea un motor turbo de 1,2 litros y tres cilindros, que trabaja junto a una transmisión automática con convertidor de par, de ocho velocidades.

Gracias a esta dupla, el modelo galo firma una velocidad máxima de 208 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 8,5 segundos. A pesar de estas buenas cifras, el consumo no resulta muy elevado, ya que el coche se conforma con 5,8 litros cada 100 kilómetros en ciclo WLTP.

Galería: Prueba Citroën C4 2021

Esta opción, que emite entre 131 y 145 g/km de dióxido de carbono (CO2), está disponible con el acabado Shine, el más completo de la gama, e incluye muchas ayudas electrónicas a la conducción. 

Por ejemplo, la frenada de emergencia automática, la alerta por fatiga del conductor, el control del ángulo muerto, la alerta por cambio involuntario del carril, el reconocimiento de señales de tráfico...

Además, estéticamente, el coche, que se fabrica en la planta madrileña de Villaverde, se distingue claramente de otras versiones por las llantas de aleación diamantadas Aeroblade de 18 pulgadas.

Por supuesto, el Citroën C4 PureTech 155 EAT8 2021 incorpora los amortiguadores progresivos hidráulicos marca de la casa, que propician un confort de marcha sobresaliente, tal y como sucede en el C5 Aircross, que también los incorpora.

Cabe recordar que este coche dispone de 380 litros de maletero, como el SEAT León y el Volkswagen Golf, y que el piso de carga se puede situar a dos alturas. Además, el espacio para las piernas es realmente destacado, en la segunda fila de asientos, con 198 milímetros disponibles.

El precio de esta interesante variante se sitúa en los 27.519 euros. No es la más cara, pues el ë-C4, con motor eléctrico de 136 CV, tiene unas tarifas que oscilan entre los 32.423 y los 35.123 euros, en función del acabado.