Pasa de compacto a crossover, algo que presuponíamos con las fotos espía. Se podrá reservar después del verano.

Acabamos de conocer más datos del Citroën C4 2020, el nuevo representante de la marca de los chevrones en el segmento C. Como ya vimos, en lugar de ser un compacto al uso, como su antecesor, ha pasado a lucir una fisonomía de tipo crossover

Lo cierto es que nos esperábamos ese formato después de verlo a través de fotos espía. Una ruptura absoluta con el anterior modelo para ponerse más a la moda que nunca. Sobre su fabricación, la factoría del Grupo PSA en Villaverde (Madrid) recibirá el encargo, donde el coche sustituirá al C4 Cactus en la línea de producción.

Galería: Citroën C4 y ë-C4

Al desarrollarse sobre la plataforma CMP del Grupo PSA, dispondrá de una versión 100% eléctrica, denominada ë-C4. Esta opción cuenta con un motor de 136 CV, una batería de 50 kWh y una autonomía de 350 kilómetros en ciclo WLTP. Este modelo puede obtener 100 kilómetros de autonomía en tan solo 10 minutos, a través de una carga rápida de 100 kW. 

Por supuesto, se mantienen las opciones de combustión, a través de motores turboalimentados. Los de gasolina, de la familia PureTech, tienen tres cilindros en línea, cubican 1,2 litros y desarrollan 100, 130 y 155 CV. Por su parte, los turbodiésel BlueHDi, de 1,5 litros, entregan 110 y 130 CV. 

Galería: Citroën C4 2020

Las mecánicas PureTech 155 y BlueHDi 130 se asocian exclusivamente a la transmisión automática con convertidor de par EAT8, de ocho velocidades. El resto se vinculan de serie a una caja manual de seis marchas. Además, el coche dispone del control dinámico de la conducción Drive Mode, con los programas Eco, Normal y Sport.  

Estéticamente hablando, continúa con esa filosofía rompedora de la casa, a través de faros divididos y una línea coupé muy acentuada. De hecho, supone un rival directo para el KIA XCeed. Considerado el sucesor espiritual del GS, mide 4,36 metros de longitud, con una distancia entre ejes de 2,67. 

Por supuesto, el Citroën C4 2020 se beneficia de una mayor altura libre al suelo, conjugada con protecciones de material plástico por el perímetro inferior de la carrocería y unos pasos de rueda muy marcados y voluminosos. 

Citroën C4 y Ë-C4 2020

No obstante, la zaga es la parte más original, pues no recuerda a la de ningún otro Citroën. La forma de los pilotos es muy poco convencional y la luneta trasera queda parcialmente invadida por un spoiler. 

Por su parte, el interior parece que ha ganado un punto de calidad, respecto al del C4 Cactus. Además, por lo que podemos ver en las fotos, debajo de la pantalla central de 10,0 pulgadas, hay mandos físicos para la climatización y eso siempre es una buena noticia.

Citroën asegura que el espacio para las piernas, en la segunda fila de asientos, es realmente destacada, con 198 milímetros disponibles. Además, la sensación de amplitud es bastante elevada y hay integradas soluciones de carácter práctico, como un módulo para fijar una tablet delante del acompañante. 

Citroën C4 y ë-C4 2020

Citroën afirma que el C4 2020 cuenta con la ya famosa suspensión con topes hidráulicos, así como con asientos viscoelásticos, tal y como sucede en el C4 Cactus, un vehículo de referencia por la excelente absorción de las irregularidades.  

El maletero del coche llega a 380 litros, es decir, exactamente la misma cifra que otros vehículos compactos, como los nuevos Volkswagen Golf y SEAT León. El piso de carga se puede situar a dos alturas, con lo que, al abatir los asientos, la superficie resultante es plana. 

El Citroën C4 2020 podrá reservarse después del verano, mientras que las primeras unidades llegarán a finales de año a los concesionarios oficiales. Quedamos a la espera de saber los precios de la gama completa.