Puede que nunca hayas oído hablar de la firma británica Lunaz, una empresa especializada en conversiones eléctricas para vehículos clásicos, pero lo cierto es que en Motor1.com ya os hemos hablado de ella en alguna vez. Concretamente, sobre su Rolls-Royce Phantom V eléctrico, presentado el pasado verano.

Ahora la compañía, que ofrece también conversiones para Range Rover clásicos o para el Jaguar XK120, ha desvelado otro interesante proyecto, tomando como base otra lujosa berlina clásica de origen inglés, aunque de la competencia. 

Galería: Bentley Continental eléctrico de Lunaz

Hablamos de un precioso Bentley Continental S3 Flying Spur del año 1961, que en su día escondía un poderoso motor V8 de 6,2 litros, y que ahora cuenta con un silencioso sistema de propulsión eléctrico.

De momento, Lunaz no ha ofrecido detalles sobre dicho sistema, aunque lo más lógico es que sea similar, o incluso idéntico, al utilizado en sus últimos proyectos con Rolls-Royce.

Bentley Continental S3 eléctrico de Lunaz

Así pues, es probable que estemos hablando de dos motores eléctricos, para una potencia combinada de 380 CV y un par máximo de 700 Nm, que se envíen únicamente al tren posterior. La batería de este sistema es de 80 kWh de capacidad y, al menos en el Phantom V del que os hablamos en verano, permite una autonomía entre cargas de alrededor de 500 kilómetros. 

Por supuesto, Lunaz también ha modificado la suspensión y el equipo de frenos, añadiendo además una dirección de asistencia eléctrica, así como un sistema de aire acondicionado para el habitáculo o una pantalla multimedia de aspecto retro, compatible con Apple CarPlay.

Bentley Continental S3 eléctrico de Lunaz
Bentley Continental S3 eléctrico de Lunaz

La unidad de las fotografías es un S3 y luce un acabado verde bitono, a petición del propietario, aunque la empresa ofrece cualquier color que se te ocurra y también puede convertir modelos anteriores del Continental, de las Series 1 y 2, e incluso variantes de dos puertas o descapotables.

Como cabría esperar, estas creaciones no son precisamente asequibles, ya que rondan los 400.000 euros, pero parece que Lunaz tiene bastante demanda y está ya planeando aumentar su plantilla y mudarse a una fábrica más grande.