La compañía Lunaz se ha basado en el Phantom V, del año 1961.

A algunos les parecerá una aberración, mientras que otros lo considerarán una buena idea. Te guste o no, aquí tienes el primer Rolls-Royce clásico eléctrico del mundo. Es obra de Lunaz, una compañía especializada en este tipo de preparaciones, y está basado en el Phantom V, del año 1961.

La empresa también está empezando a convertir unidades del Silver Cloud. Ambos modelos se encuentran disponibles en varios tipos de carrocería: dos y cuatro puertas, así como Drop Head Coupé. 

Galería: Primer Rolls-Royce clásico eléctrico

"Ningún coche en el mundo es comparable con un Phantom por su presencia, estilo y significado", ha asegurado David Lorenz, fundador de Lunaz. "A través de la electrificación promovemos con orgullo el legado del 'mejor coche del mundo', haciendo que la propiedad de un Rolls-Royce sea una elección interesante para las nuevas generaciones".

"El Silver Cloud siempre se ha erigido como la más bella expresión del lujo. La electrificación aporta una nueva dimensión de utilidad y compromiso con el medio ambiente a algunos de los coches más significativos jamás fabricados", ha añadido.

Estos coches, limitados a 30 unidades de cada uno, añaden la legendaria marca británica a la cartera de Lunaz, que ya cuenta con conversiones eléctricas de vehículos Bentley y Jaguar.

El especialista ya admite pedidos y, al parecer, algunos ejemplares acabarán en algunas de las instituciones más célebres e influyentes del mundo, lo que habla muy bien del método que se sigue a la hora de preparar el vehículo.

En concreto, después de desmontarse el coche completamente, se escanea en tres dimensiones para permitir a los ingenieros crear piezas detalladas, con el fin de asegurar la perfección técnica absoluta.

Primer Rolls-Royce clásico eléctrico

Aparte del cuidadoso proceso de electrificación, se utilizan técnicas tradicionales de construcción y restauración, para asegurar que los coches mantengan su distintiva originalidad. Sin embargo, también se aplican toques modernos, como telecomunicaciones por satélite, navegación, wifi y entretenimiento audiovisual.

"Mi enfoque del diseño está definido por la filosofía de Sir Henry Royce, que decía que las pequeñas cosas consiguen la perfección, aunque la perfección no es una cosa pequeña", ha explicado Jen Holloway, director de Diseño de Lunaz. "Me enorgullece dar un nuevo enfoque a algunos de los automóviles más bellos jamás creados".

Como podrás suponer, electrificar un Rolls-Royce no es un proceso barato. Los precios para las conversiones de los Phantom V y Silver Cloud comienzan en 350.000 libras, casi 390.000 euros.