En este caso ha ocurrido en Inglaterra.

El Toyota GR Yaris es, sin lugar a dudas, uno de los coches más esperados de este año 2020, si no el que más. Levanta pasiones entre expertos y aficionados y, para la gran mayoría de los que han podido conducirlo, es un coche a la altura de las expectativas. Un auténtico juguete, eficaz, rápido y divertido. Bien por Toyota.

Toda esta expectación, el hecho de que su producción esté limitada a 25.000 unidades (de momento) y las críticas positivas, han provocado que la demanda de este coche sea altísima, como demuestra el hecho de que ya hay quien ha comenzado a especular con el pequeño deportivo japonés de homologación. 

Galería: Toyota GR Yaris 2020, primera prueba

Hoy queremos contarte el caso de un ejemplar que está a la venta en Wiltshire, Inglaterra, cuyo propietario pide nada menos que 42.500 libras esterlinas por el coche, lo que supone un sobrecoste de unos 10.000 euros con respecto al precio de tarifa (33.495 libras) en Reino Unido.

Hablamos de una unidad que incluye el Circuit Pack, por lo que cuenta con un diferencial Torsen en cada eje, una suspensión mejorada y llantas forjadas BBS de 18 pulgadas, calzadas además con neumáticos Michelin Pilot Sport 4S.

Toyota GR Yaris 2020, a prueba

El coche en cuestión, en color de carrocería negro 'Precious', tiene muy poco uso, así que lo podríamos considerar un kilómetro cero, ya que apenas refleja 113 kilómetros en el marcador.

Así pues, su motor 1,6 litros turboalimentado, de tres cilindros y 261 CV, apenas se ha utilizado. No tiene pinta de que su dueño haya exprimido demasiado el cambio manual de seis marchas ni las prestaciones del coche: 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y 230 km/h de velocidad punta.

Toyota GR Yaris 2020, a prueba

Cabe recordar que el GR Yaris tiene un precio de partida en España de 32.900 euros, que aumenta hasta los 37.900 euros en caso optar por la variante más interesante, el Circuit Pack.

Desafortunadamente, con coches tan deseados como este GR Yaris, la especulación está a la orden del día. Es una auténtica pena, pero poco se puede hacer al respecto...