De momento, el fabricante ya está poniendo a prueba el chasis.

En el salón de Ginebra de 2016 conocimos el Microlino, un pequeño modelo de cero emisiones que por entonces denominados 'el BMW Isetta del siglo XXI', y ahora la compañía responsable del mismo ha confirmado la producción de la segunda generación del coche, mostrado en febrero de este año.

Básicamente, el Microlino 2.0 es una puesta al día de este urbano, que incluye mejoras en la transmisión y también a nivel de chasis, que ahora goza de un eje trasero más ancho, pero en esencia se trata del mismo vehículo, de apenas 2,43 metros de largo, 1,5 metros de ancho y 1,45 metros de alto.

Microlino 2.0

En cualquier caso, se mantiene el diseño retro, con puerta delantera (tipo Isetta), el habitáculo de dos plazas y también el sistema de propulsión eléctrico. El modelo debía haber estado en el salón de Ginebra de este año 2020 pero, como ya sabemos, la cita suiza fue cancelada debido a la pandemia. 

En principio, dentro de unas pocas semanas el primer prototipo completo del Microlino 2.0 debería estar listo, si bien la firma planea fabricar cinco prototipos de pruebas. En todo caso, y a pesar del Coronavirus, la producción está prevista para 2021.

Microlino 2.0 en el salón de Ginebra

Para el futuro lanzamiento al mercado del modelo, la compañía Micro Mobility Systems ha recurrido a Hans-Peter Kleebinder como asesor, alguien que fue el máximo responsable de MINI en Alemania y también jefe de marketing de Audi Alemania.

Entre las soluciones que llegarán a producción destacan el interior con dos pantallas (una a modo de cuatro de instrumentos y otra táctil para el control de diversos sistemas del vehículo, que no estaba en el concept), así como luces LED delanteras y traseras. Además, el maletero ofrece 220 litros de capacidad.

Microlino 2.0 en el salón de Ginebra

Según la página web del fabricante, el Microlino 2.0 recurre a un motor eléctrico de 11 kW, el equivalente a 15 CV, con 100 Nm de par motor máximo. Suficiente para garantizar una aceleración de 0 a 50 km/h en 5,0 segundos y una velocidad máxima de 90 km/h. ¿Su precio? Alrededor de 12.000 euros, de acuerdo a estimaciones.

La batería de serie es de 8 kWh y facilita una autonomía eléctrica de 125 kilómetros, aunque opcionalmente se podrá adquirir una batería más generosa, de 14,4 kWh, en cuyo caso la autonomía aumenta hasta los 200 kilómetros. En cuanto a la carga, se podrá enchufar a una toma doméstica o a una de tipo 2, aunque acepta un máximo de 2 kW (AC).

Galería: Microlino 2.0 en el salón de Ginebra