El modelo de Porsche ha inscrito su nombre en el Libro Guinness de los Récords, con el derrape más largo para un coche eléctrico.

Día a día, el Porsche Taycan, el sedán eléctrico de la firma de Stuttgart, sigue sumando éxitos y distinciones. En este caso, de la mano del Libro Guinness de los Récords, que ha reconocido al modelo de Porsche con el título al mayor derrape para un coche libre de emisiones.

La prueba se ha llevado a cabo en el Porsche Experience Center (PEC) del circuito germano de Hockenheim, con Dennis Retera, insturctor de la marca, al volante del vehículo.

¿Su objetivo? Completar 210 vueltas a un circuito de 200 metros, especialmente preparado, sin dejar de driftear en ningún momento. Todo, para conseguir un derrape casi infinito, de 42,171 kilómetros de distancia y 55 minutos de duración, a 46 km/h de velocidad media.

Galería: Porsche Taycan récord mundial de drifting

Eso sí, debemos indicar que la plusmarca se ha conseguido con el Porsche Taycan de propulsión trasera que se comercializa en China y que, por el momento, no está disponible en los concesionarios europeos.

Hablamos de la versión de acceso a la gama, el Taycan 'a secas', que recurre a un único motor trasero. Aun así, se ofrecen dos variantes del modelo, dependiendo de la fuente de alimentación escogida.

Por un lado, tenemos la versión con batería de 79,2 kWh de capacidad, que asegura 300 kW de potencia (408 CV). Por el otro, la denominada Performance, con batería de 93,2 kWh, cuyo rendimiento mejora hasta los 350 kW (476 CV).

Recordemos que no se trata del primer récord para el Taycan, ya que recorrió 3.425 kilómetros en 24 horas, en la pista de velocidad de Nardò, tiene el mejor tiempo de su categoría en el circuito de Nürburgring Nordschleife, con 7:42 minutos, y fue capaz de llevar a cabo 26 aceleraciones seguidas de 0 a 200 km/h, sin perder rendimiento.

¿Ideas para nuevos récords? Tal vez, atacar al que posee BMW, con el M5 F90 y el mayor drift de todos los tiempos: 8 horas y 379 kilómetros...

Galería: Porsche Taycan Turbo S 2020 primera prueba