El frontal del 918 Spyder se mezcla con la zaga del Panamera.

El 14 de septiembre de 2015, Porsche se convirtió en el protagonista del salón de Frankfurt con la presentación del espectacular Mission E. Cuatro años después, ese prototipo se 'transformó' en el Taycan de producción, pero durante la fase de desarrollo hubo otro concept car que influyó en el producto final.

Hablamos del Porsche Vision Turismo, creado en 2016, pero que ha permanecido oculto hasta ahora. Este ejemplar, que en realidad es un modelo no funcional a escala 1:1, luce el frontal del 918 Spyder y la verdad es que, si hubiese llegado al mercado, también hubiera sido un acierto.  

Galería: Porsche Vision Turismo

¿Cuál fue el origen de este gran turismo? Al pasar por delante de una mesa de dibujo con un boceto del 918 Spyder, el diseñador jefe de la compañía, Michael Mauer, se fijó en que el hipercoche parecía que tenía puertas traseras. 

Esa concepción le sorprendió totalmente y decidió desarrollar la idea. Ahora bien, había que averiguar qué tipo de configuración mecánica funcionaría mejor en un deportivo de cuatro plazas. Finalmente, tras decidirse por un motor en posición trasera, se decidió que fuera un tren de potencia 100% eléctrico.

Este modelo a escala, que incluye el nombre 960 Turismo en la placa de la matrícula, ofrece un frontal claramente inspirado en el 918 Spyder. Por su parte, la zaga, con la tira luminosa LED que recorre todo el ancho del vehículo, 'pertenece' ahora al Panamera, así como a otros modelos de la casa.

El lateral es igualmente espectacular, con unas enormes tomas de aire, unos hombros muy marcados, una gran caída del techo y unas manillas enrasadas en la carrocería, entre otras píldoras de diseño. 

Porsche Vision Turismo

Tanto el Taycan como el Panamera tienen nuestra aprobación total en términos de diseño, pero es verdad que el Vision Turismo aporta una opción aún más pasional para un gran turismo de Porsche. 

En fin, es una pena que este coche se haya quedado en el tintero, pero nos queda el consuelo de que al menos lo hemos podido conocer, cuatro años después de su creación. Algo es algo...