Se trata de dos ejemplares del SUV DFSK 580, con un motor bifuel turbo de 146 CV.

Posiblemente no te hayas encontrado nunca circulando un coche chino, pero los habitantes de Burgos seguro que lo van a hacer, porque la Policía Local de la ciudad castellana ha adquirido dos unidades del DFSK 580, un SUV procedente del país asiático. 

Lo cierto es que es un todocamino bastante grande y barato, pues mide 4,68 metros de longitud, alberga siete plazas y cuesta a partir de 23.995 euros. Además, el motor turbo de 1,5 litros y 146 CV es bifuel, ya que puede alimentarse de gasolina y GLP (0,70 euros el litro). Esta cualidad le permite portar la etiqueta Eco de la DGT.

Galería: Coche chino DFSK 580 para la Policía Local de Burgos

La transmisión asociada es una automática con variador continuo (CVT), mientras que el acabado elegido es el Luxury (hay uno superior, denominado Intelligent). Este nivel ofrece de serie pantalla táctil de 11,0 pulgadas, techo solar eléctrico, volante multifunción, cámara trasera de asistencia al aparcamiento y otra cámara integrada en el parabrisas, que graba los recorridos que realiza la policía.

Por supuesto, también cuenta con equipamiento específico para la labor policial, como sirenas y altavoces, extintor de polvo, botiquín de primeros auxilios, cintas balizadoras, conos de señalización, linterna...

Entre los cometidos para el DFSK 580, se encuentran la protección de las autoridades locales, la vigilancia de edificios, la señalización del tráfico o la prestación de ayuda ante cualquier contratiempo ciudadano. 

Cabe recordar que DFSK es el segundo fabricante chino, por volumen de ventas. De hecho, ya cuenta con concesionarios oficiales en España y ha sido el de Burgos, llamado GJ Automotive, el encargado de entregar estos dos ejemplares a la Policía Local de la ciudad. 

Galería: DFSK 580, el SUV de Donfeng aterriza en España

Ambas unidades del 580 disfrutan de una amplia garantía oficial de siete años o 100.000 kilómetros, que tiene como objetivo demostrar la buena calidad del producto y la respuesta de la marca en el caso de un fallo mecánico o técnico.

Personalmente, la zaga me recuerda a la de un SUV de Audi, mientras que el frontal tiene cierto parecido al antiguo SsangYong Rexton. Pero más allá de estos parecidos razonables, parece que el producto tiene suficiente calidad como para comercializarse en Europa. Veremos si la Policía Local de Burgos acaba satisfecha con estos dos todocaminos tan especiales.