Te aclaramos esta situación que podría afectar a muchos vehículos.

El pasado mes de septiembre, la DGT, a través de su director, Pere Navarro, anunció que va a retocar las etiquetas ambientales e incluso a introducir alguna nueva. Al respecto, una fuente en contacto con el Ministerio del Interior y también con la propia DGT nos ha comentado que no habrá cambios si no se produce un consenso en el sector de la automoción.

Eso significa que las negociaciones serán muy intensas para llegar a un acuerdo, ya que algunas marcas son proclives a cambiar los distintivos, mientras otras no lo son. Por ejemplo, varias firmas defienden que haya dos etiquetas Eco, una para los híbridos ligeros y otra para los híbridos convencionales, con el fin de tener una ventaja de movilidad sobre los 'mild hybrid'. 

Suponemos que otras firmas con este tipo de hibridación defenderán que esos coches con red eléctrica de 48 V mantengan el adhesivo Eco sin ninguna merma de facultades.

Galería: Actualidad y seguridad vial

Otro punto polémico es el de los híbridos enchufables con la etiqueta 0, ya que son comparables a los eléctricos puros, a pesar de que sus autonomías 'limpias' no suelen ir más allá de los 60 kilómetros. Veremos si finalmente se llega a un acuerdo global en los próximos meses que permita pulir este tema de las etiquetas.

Si finalmente se producen cambios, los distintivos actuales no perderán ningún tipo de valor en el futuro. Por lo tanto, todo aquel que porte la etiqueta Eco en su coche, jamás la perderá si entra en vigor una nueva normativa. 

Peugeot e-208, primera prueba

Por si alguno anda despistado, las etiquetas de la DGT clasifican los coches según el nivel de contaminación y son cuatro: '0' (de color azul), 'Eco' (azul y verde), 'C' (verde) y 'B' (amarillo).

La 0 es para turismos eléctricos, eléctricos de autonomía extendida, con pila de combustible e híbridos enchufables con una autonomía eléctrica mínima de 40 kilómetros. La Eco la llevan turismos híbridos enchufables con menos de los 40 kilómetros antes señalados, híbridos y vehículos bifuel.

La C está destinada a turismos de gasolina matriculados a partir de enero de 2006 y turbodiésel a partir de enero de 2014. Mientras que la B se queda para turismo de gasolina matriculados a partir del año 2000 y turbodiésel a partir de enero de 2006.