Este modelo se fabricó, bajo licencia, por SEAT en nuestro país a partir de 1972.

En el mundo del automóvil, a menudo surge la pregunta: "¿Qué pasaría si...?". Pondremos como ejemplo este suceso. En mayo de 1969, el talentoso diseñador de coches Pio Manzu, con solo 30 años, murió en un accidente en la autopista de Turín, cuando se dirigía a la presentación final de su 'bebé' de cuatro ruedas: el Fiat 127.

De hecho, el 127 fue, junto con el 126, el legado de Manzu. Y uno se pregunta cuál habría sido la línea estilística de Fiat, en años sucesivos, si no se se hubiese producido semejante tragedia. En aquella época (1971), el Fiat 127 se presentó oficialmente como el sucesor del 850 (y también del 600). Un coche de 3,60 metros de largo con un maletero reducido, en ese momento clasificado como compacto. A modo de comparación, el primer Volkswagen Golf, de 1974, medía 3,70 metros.

Galería: Fiat 127 (1971-1987)

Desde un punto de vista técnico, el máximo representante en materia de ingeniería de Fiat, Dante Giacosa, también reclamó su parte en los libros de historia. A pesar de que el motor delantero transversal y la tracción delantera ya se ofrecían en el Mini de 1959, Giacosa también lo había intentado en 1964 con el Autobianchi Primula y en 1969 con el Fiat 128. De esta forma, el Fiat 127 era un modelo ultramoderno en 1971.

El motor del 127 era el mismo que utilizaban el Fiat 128 y el Autobianchi A112: 903 cm3 y 47 CV de potencia. Suficientes para unos escasos 700 kilogramos de peso en vacío. El éxito no se hizo esperar y el Fiat 127 fue galardonado como 'Coche del Año' en 1972.

En 1974, el 127 Special mejoró la gama con más cromados en el exterior y madera en el interior. Desde 1972, este modelo también se fabricó en España, como SEAT 127, bajo licencia de Fiat.

En 1977 recibió su primera actualización estética, con la inclusión de un gran portón trasero que se convirtió en estándar a partir de entonces. En 1982 estrenó un frontal con ópticas más grandes y paragolpes de material plástico sobredimensionados.

Fiat 127 (1971-1987)

La potencia del motor nunca superó los 50 CV, a excepción del 127 Sport, con 70 CV y doble carburador Weber, que se comercializó entre 1978 y 1983. En el caso de SEAT, también construyó el 127 con carrocería de cinco puertas, desde 1980, bajo la denominación 127 C.

Fiat 127 (1971-1987)

Desde 1981, las versiones de ciclo diésel y familiar se vendieron en Italia con la designación 127 D y 127 Panorama. En general, el Fiat 127 fue un verdadero coche global: también se construyó en Zambia y Argentina, y en Polonia estuvo disponible en el mercado interno hasta 1987. El sucesor del 127 fue el Fura, mientras que en Yugoslavia, el 127 sirvió como base para el conocido Yugo.

Fiat 127 (1971-1987)

En 1983, apareció el sucesor del 127, el Fiat Uno, un modelo casi más famoso que su antecesor. Así las cosas, en 1987 cesó la producción del Fiat 127, con cerca de 4,5 millones de unidades fabricadas en todo el mundo. Un vehículo que, bajo el sello de SEAT, marcó la movilidad de la Transición española y que permanece en el recuerdo de muchos conductores de nuestro país.