En el salpicadero, encontramos una pantalla digital táctil que nos permite manejar varios parámetros.

No cabe duda que el SEAT 600 es el vehículo más icónico de la industria del automóvil de nuestro país. Debido a su inconfundible imagen, muchos amantes de los clásicos, siguen enamorados de su característica carrocería y qué mejor forma de actualizarlo que hacerlo con un kit de conversión eléctrica, en sustitución de su diminuto motor térmico. En este sentido, los alumnos del colegio madrileño de San Patricio, capitaneados por su profesor Manuel Amor, se han embarcado en el reto que supone transformar un clásico SEAT 600, en todo un coche ecológico

Galería: SEAT 600 eléctrico

La idea surgió como un desafío estimulante para los doce estudiantes de la clase de tecnología industrial del profesor Amor, que propuso transformar un veterano y adorable clásico en un vehículo eléctrico. El proceso de selección por parte del profesor y los estudiantes concluyó en la elección de un SEAT 600, un automóvil que parte con las ventajas de ser ligero y compacto. "Por lo tanto, un pequeño motor que no necesitase mucho consumo eléctrico era suficiente", afirma el profesor.

La integración de un motor eléctrico obligó a los estudiantes a fabricar, desde cero, todos los nuevos elementos necesarios para completar el tren motriz. La operación fue exitosa, y no estuvo exenta de numerosos contratiempos. "Cuando tuvimos que poner en marcha el vehículo por primera vez, el coche comenzó a echar humo", afirma el docente. "Pensamos que todo había terminado, pero afortunadamente no tiramos la toalla. Revisamos las conexiones, vimos lo que estaba mal y reemplazamos el fusible fundido".

SEAT 600 eléctrico

Los estudiantes también incluyeron una moderna pantalla digital táctil en el salpicadero del SEAT 600. También se ha instalado un sistema de encendido automático de luces, además de incorporar un placa solar de recarga en el techo y ópticas principales de diodos luminosos. Sin embargo desconocemos más datos técnicos de este curioso vehículo que, sin duda, llamará la atención de todos aquellos que tengan la suerte de cruzarse con él. Al fin y al cabo, el SEAT 600 es parte de nuestra historia y esta singular actualización nos permite recordar su importancia, cifrada en unas 795.000 unidades fabricadas entre 1957 y 1973, bajo licencia de Fiat.