El youtuber Shmee se lo pasa en grande conduciendo el compacto deportivo francés.

Desde su creación en 1995, el Renault Mégane siempre ha sido un compacto sensato y equilibrado, apetecible para un buen número de clientes. Solo hay que mirar las listas de matriculaciones durante los últimos años, para entender que el modelo de la firma francesa ha obtenido una magnífica acogida por parte del público.

Sin embargo, la firma del rombo nunca ha renunciado a su tradición deportiva y el Mégane R.S. ha sido el modelo deseado por jóvenes conductores... y no tan jóvenes. Más concretamente, la versión Trophy-R representa la punta de lanza del compacto francés. Para los más exigentes, el paquete 'Nürburgring Record Pack' marca la diferencia y el youtuber Shmee150 ya ha tenido ocasión de conducirlo.

Galería: Renault Megane RS Trophy-R 2020

Como decimos, el popular personaje de YouTube ha podido ponerse al volante de uno de los 32 vehículos que se han fabricado para el mercado británico. Recordemos que Renault limitó la producción de este modelo a solo 500 unidades.

Pero el coche que estás viendo es especial, entre otras cosas, porque se trata de uno de los dos únicos coches, con especificaciones británicas, equipados con frenos Brembo con pinzas doradas y discos carbocerámicos, lo que lo convierte en un Mégane RS Trophy-R muy exclusivo.

Con un precio de 72.140 libras (79.800 euros al cambio actual), este Mégane R.S. no es precisamente barato. No obstante, ese es el precio que hay que pagar por disfrutar del coche de producción más rápido, con tracción delantera, en el circuito alemán de Nürburgring. Para aquellos que se acuerden, el modelo francés dio una vuelta al 'Infierno Verde' en 7 minutos y 40,1 segundos.

Puestos a destacar mejoras de este modelo, el mayor cambio es la enorme pérdida de peso, cifrada en 130 kilogramos, lograda entre otras cosas por la adopción de llantas de fibra de carbono, la eliminación de los asientos traseros y la dirección en el eje posterior.

Renault Megane RS Trophy-R 2020

Para entender mejor lo extremo de la dieta de adelgazamiento, Renault incluso redujo el tamaño de la pantalla táctil e instaló numerosos elementos aligerados, hasta en el maletero. Cuando se trata de rebajar el peso, todo cuenta, incluidos los detalles que muchos pasan por alto.

Resulta obvio constatar el estruendo que emite el sistema de escape firmado por el especialista Akrapovič, entre otras cosas, porque en algunos momentos apenas se escucha lo que nos está contando Shmee.

Renault Megane RS Trophy-R 2020

Ahora bien, su elevado precio resulta un handicap demasiado elevado, sobre todo, si tenemos en cuenta que, por ejemplo, un Alpine A110, un coupé de propulsión trasera, con motor central, es significativamente más barato. Además, ambos vehículos emplean el mismo bloque de gasolina turboalimentado con 1,8 litros de cilindrada. 

Renault Megane RS Trophy-R 2020

No obstante, aquellos clientes obsesionados con las prestaciones puras, que valoren la puesta a punto específica de un chasis, con soluciones procedentes del mundo de la competición, como es el caso del Mégane R.S. Trophy-R, dejarán en un segundo plano al Alpine.

La exclusividad que aporta ser el propietario de uno de los 500 vehículos proyectados no tiene precio y estamos seguros de que en unos años, el mercado de coleccionistas pujará fuerte por alguno de este medio millar de deportivos de la firma francesa.

Fuente: Motorsport.tv