La marca ha publicado este adelanto, después de que se filtraran fotografías del modelo.

Hace ya unos tres meses que vimos por última vez el Mercedes-AMG GT Black Series, la variante más bestia del superdeportivo biplaza de Affalterbach, pero parece que su debut oficial podría estar muy cerca. De hecho, los rumores afirman que el fabricante alemán pretende desvelarlo a lo largo de este mismo mes.

En cualquier caso, la marca de Daimler ha publicado un vídeo, a modo de teaser, sobre este nuevo Black Series, debido a que algunas imágenes del modelo se habían filtrado en Internet y, por tanto, no tenía mucho sentido seguir manteniendo el secreto.

Las tres fotografías filtradas en Instagram, a través de la cuenta de cochespias, muestran un agresivo Black Series, con un imponente alerón de color negro, unas llamativas taloneras (que parecen ser de carbono), un capó con molduras de color negro o un espectacular difusor, con cuatro salidas de escape integradas.

 

Sobre todo en una de las imágenes, se aprecia perfectamente que la carrocería del Black Series es mucho más ancha que la del resto de modelos de la familia, y no hay más que ver los pasos de rueda ventilados, al estilo de un AMG GT3 o GT4, para darnos cuenta de que estamos ante un modelo muy, muy serio.

De momento, el fabricante de Affalterbach no ha ofrecido ningún detalle sobre su nueva bestia, en especial en lo que a especificaciones técnicas se refiere, que es lo que más estamos deseando conocer. Los últimos rumores hablaban de una potencia máxima de 720 CV, nada menos.

Galería: Mercedes-AMG GT Black Series 2021, fotos espía

Estos mismos rumores aseguran que el motor será un V8 biturbo, capaz de ofrecer también un par motor máximo de 850 Nm, si bien algunos fotógrafos espía han afirmado, tras escuchar el coche en marcha, que no suena a motor de ocho cilindros, sino más bien a un cuatro cilindros 'muy gordo'. Habrá que salir de dudas próximamente...

Lo que también han afirmado estas habladurías es que el nuevo AMG GT Black Series habría conseguido rodar en el mítico Nürburgring Nordschleife en un tiempo de 6 minutos y 58 segundos, es decir, unos 12 segundos más rápido que el AMG GT R convencional, y unos 6 segundos menos que el tiempo del GT R Pro.

El último miembro de la familia Black Series se unirá a una saga que ya tiene solera, y que nació en 2006 con el SLK 55 AMG. El último representante fue el SLS AMG Black Series, con un motor 6.2 V8 atmosférico, de 631 CV a 7.400 vueltas, que fue lanzado en 2013 y que, en la actualidad, puede superar los 500.000 euros en el mercado de segunda mano.