El motor 2.5 TFSI, con cinco cilindros en línea, aumenta la caballería un 10%.

No hay duda de que ABT está muy contento con la decisión de Audi Sport de expandir su cartera de productos, ya que eso significa un negocio rentable para el preparador alemán. Una de las últimas novedades, dentro de la familia RS de Audi, es el RS Q3 Sportback, un todocamino de corte coupé.

Como indiscutible carta de presentación, cuenta con el conocido motor 2.5 TFSI, de cinco cilindros en línea, cuya evolución presenta 400 CV y 480 Nm de par máximo. Con esta mecánica, el SUV germano es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,5 segundos.  

Este propulsor, una rareza en la industria del automóvil actual, es un 'viejo conocido' para ABT, con el que lleva trabajando desde hace años. Esa experiencia le ha servido para exprimirlo con garantías hasta registrar 440 CV y 520 Nm. Es decir, 40 CV y otros 40 Nm extra respecto al bloque de serie.

El 'músculo' ganado se refleja en las prestaciones puras, ya que el Audi RS Q3 Sportback de ABT alcanza 285 km/h de velocidad punta (280, en opción, en el modelo estándar) y acelera de 0 a 100 en 4,3 segundos, dos décimas más rápido. 

Galería: Audi RS Q3 Sportback de ABT

En el apartado estético, ABT ha aplicado nuevos componentes exteriores, como unas llantas de aleación de 20 pulgadas, que son de 21 opcionalmente. El amplio espacio entre los radios (cinco, en total) ha permitido aumentar el atractivo visual del conjunto, ya que las pinzas de freno son ahora más visibles que antes. 

Los precios de esta preparación no están publicados en la web oficial de ABT, así que tendrás que contactar con la compañía para saber el presupuesto que ellos manejan, en función de las mejoras que se quieran aplicar al vehículo. 

Audi RS Q3 Sportback de ABT

Cabe recordar que el Audi RS Q3 Sportback disfruta de la transmisión automática de doble embrague S tronic, con siete velocidades, y del sistema de tracción total quattro, mediante un embrague multidisco.

Además, de serie, incluye una suspensión deportiva, que puede ser adaptativa si pagamos un sobreprecio. Igualmente, el SUV puede equipar frenos carbocerámicos en el eje delantero. Si sumamos las mejoras de ABT, el resultado es un todocamino que pondría en apuros a muchos turismos en tramos de curvas. 

Galería: Audi RS Q3 Sportback 2020 primera prueba