Comparamos un SUV urbano con un todocamino compacto de corte coupé... que cuestan lo mismo.

Seguro que has oído hablar alguna vez del Renault Arkana, un peculiar SUV que se comercializa en Rusia y diferentes mercados asiáticos. Vamos a ver si merece más la pena que el Captur, el todocamino superventas en España.  

Por dimensiones, el Arkana es bastante más grande, ya que declara 4,54 metros de longitud. Es decir, no solo supera al Captur (4,23 metros) sino también al propio Kadjar (4,48). Esta circunstancia se traduce en una mayor habitabilidad trasera, sobre todo para las piernas, aunque la línea coupé puede limitar el espacio posterior. 

Galería: Renault Arkana 2019

 

El amplio maletero del Arkana alcanza los 508 litros y, si se abaten los asientos traseros, el volumen llega a 1.333. Por su parte, la capacidad de carga del Captur es algo menor, con 422 litros, aunque si se adelantan los asientos traseros (disponen de regulación longitudinal), la cifra resulta muy interesante: 536 litros. 

En cuanto a la plataforma se refiere, el Captur se beneficia de la base modular CMF-B, la más avanzada de la casa, que permite disponer de una versión híbrida enchufable. Por el contrario, el Arkana se sustenta sobre una arquitectura más arcaica, con el fin de contener el precio al máximo. Luego hablaremos de ese tema...

La gama de motores es mucho más amplia y atractiva en el Captur, ya que dispone de opciones de gasolina TCe y ciclo diésel Blue dCi, todas turboalimentadas, con potencias que oscilan entre los 95 y los 155 CV. Además, el SUV 'made in Spain' puede escogerse con la transmisión automática de doble embrague EDC, con siete marchas. 

En el caso del Arkana, se puede escoger con dos propulsores de gasolina, un bloque atmosférico de 1,6 litros y 115 CV, y otro turboalimentado, de la familia Tce, con 1,3 litros y 150 CV. Este último se vincula a la transmisión automática con variador continuo X-Tronic.

Galería: Renault Captur 2020

Para aquellos que valoren disponer de un SUV con dos ejes motrices, el Captur no contempla esta posibilidad, mientras que el Arkana sí, con la opción de mandar el 50% de la fuerza mecánica a cada eje a bajas velocidades.  

Queda hablar de los precios. El Renault Captur se comercializa desde 14.486 euros en España, mientras que la tarifa base del Arkana en Rusia se queda en 1.015.000 rublos, 12.700 euros al cambio. Sería una rivalidad interesante dentro de una misma casa, en el caso de que ambos se comercializaran en nuestro país, ¿verdad?