Se trata del CLS 260, un modelo que, de momento, es exclusivo para China.

Lanzado hace ya casi dos años, el actual Mercedes-Benz CLS es una de las berlinas de estilo coupé más interesantes del mercado, disponible en España desde 70.400 euros, en su versión CLS 350, que recurre a un sistema de propulsión 'mild-hybrid'. Basado en un bloque de gasolina de 2,0 litros, anuncia una potencia combinada de 299 CV y un par motor máximo de 400 Nm.

También existe una versión 'básica' diésel, el CLS 300 d, pero es ligeramente más cara que el representante de gasolina. En otros mercados, como es el caso del alemán, hay variantes de acceso más asequibles. Un buen ejemplo es el CLS 220 d, turbodiésel, que equipa un motor de 2,0 litros y cuatro cilindros, con 191 CV de potencia. Su precio en Alemania es de 57.792 euros.

Galería: Mercedes-Benz CLS 260 2020

Ahora, el fabricante alemán ha lanzado, en exclusiva para China, una variante todavía más modesta, denominada Mercedes-Benz CLS 260, con un motor de menor cilindrada, que de momento no estará disponible en ningún otro mercado, ya que se ha desarrollado pensando específicamente en el gigante asiático.

Este CLS 260 cuenta con un modesto bloque turboalimentado de gasolina, de 1,5 litros y cuatro cilindros, que ofrece 184 CV de potencia y un par motor máximo de 280 Nm. Además, también es microhíbrido o 'mild-hybrid', ya que cuenta con un sistema eléctrico de 48 V y un pequeño alternador/motor de arranque, que apoya ligeramente al propulsor térmico.

Mercedes-Benz CLS 260 2020

De serie, esta versión de propulsión va asociada a una transmisión automática, de nueve velocidades, y promete una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos que, si bien es respetable, queda bastante lejos del CLS más lento en nuestro mercado, el CLS 300 d, que despacha ese mismo registro en 6,4 segundos.

Si te estás preguntando cuál es la razón para que el fabricante de Stuttgart comercialice un coche de 5,0 metros de largo con un motor tan modesto, cabe apuntar que la principal motivación para ello es la significativa reducción en los impuestos que consigue en el mercado oriental, lo que permite ofrecer el coche a un precio bastante inferior al de la siguiente versión.

Mercedes-Benz CLS 260 2020

Y es que, en China, los automóviles equipados con un motor que supere los 1.500 cm3 de cilindrada, pagan el doble de impuestos que los que quedan por debajo de esta cifra. De esta manera, con el CLS 260, el comprador chino podrá ahorrarse cerca de 10.000 euros frente a la siguiente versión del catálogo.

A pesar de todo, el nuevo Mercedes-Benz CLS 260 2020 no resulta precisamente barato en comparación con su precio en el mercado europeo, ya que en China parte de los 576.800 yuanes, es decir, unos 75.000 euros al cambio actual, lo que supone superar incluso el precio de la versión de acceso en España.