No hay duda, el modelo alemán sigue siendo una de las berlinas más espectaculares del mercado.

Basta echar un vistazo a las fotos (y tener la fortuna de verlo en directo y conducirlo) para corroborar que el Mercedes CLS Coupé 2019, la primera berlina de corte coupé en el mercado, continúa siendo irresistible. 

Cuesta más, tiene peor habitabilidad y no hay diferencias palpables en el apartado dinámico frente al Clase E, el modelo del que deriva, pero su imagen es tan impactante y atractiva, que todos estos pequeños 'inconvenientes' se desvanecen al observarlo.   

Para la ocasión, nos hemos puesto al volante de la versión más potente de gasolina, la 450 4MATIC, si exceptuamos la variante AMG 53 4MATIC+, con 435 CV. En esta prueba, procuraremos guiarnos tanto por la razón como por el corazón, porque si solo nos dejásemos llevar por los sentimientos, las loas serían incontables. 

Galería: Prueba Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé 2019

Su presencia se hace patente en cualquier desplazamiento, y no solo por su fisonomía, sino también por sus generosas dimensiones exteriores: 5,05 metros de longitud, 1,89 de anchura y 1,43 de altura, complementadas por una batalla semejante a la del Clase E, cifrada en 2,93 metros.

Curiosamente, esta tercera generación del modelo es la primera que se ofrece con cinco plazas, pues las dos anteriores disponían de cuatro individuales, sin posibilidad de incluir el tercer asiento central.

 

Las delanteras otorgan un altísimo confort, independientemente de la altura de los ocupantes, quienes viajan en una posición baja y con las piernas bien estiradas, como en otras berlinas de la marca alemana.

Por su parte, las traseras quedan reservadas a personas con 1,80 metros de altura, como máximo, a pesar de que el espacio para las piernas es bastante bueno y la anchura, de las mejores en este nicho de mercado. Cosas del diseño... 

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé
Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

En cuanto al maletero se refiere, esta versión dispone de 490 litros, una cifra no especialmente grande si tenemos en cuenta las dimensiones del coche, aunque no desentona al compararla con las que ofrecen los rivales directos.

La zona de carga, a la que se accede a través de una tapa y no de un portón, no es totalmente regular y destaca más por la profundidad que por la altura disponible. En caso de necesidad, los asientos traseros se pueden abatir en proporción 40/20/40, lo que da un plus de versatilidad para, por ejemplo, introducir una bolsa de palos de golf. 

A los mandos del Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé 2019, el conductor recibe la información de la  instrumentación y del sistema de infoentretenimiento a través de dos pantallas panorámicas de 12,3 pulgadas cada una, que ofrecen una resolución intachable. 

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé
Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

Como sucede en otros Mercedes-Benz, el periodo de adaptación para gobernar con soltura los mandos del volante y el control táctil, situado entre los asientos delanteros, es algo mayor que en modelos de otras marcas Premium, sin que sea excesivamente largo. 

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

Al completar los primeros kilómetros, se hace patente el poderío de la mecánica de gasolina, un bloque turboalimentado, con seis cilindros en línea y 3,0 litros de cilindrada, que entrega 367 CV entre 5.500 y 6.100 rpm y un destacado par motor de 500 Nm, disponible en un amplísimo rango de revoluciones: entre 1.600 y 4.000 vueltas.

A efectos prácticos, la mecánica se muestra llena de energía en prácticamente cualquier rango de revoluciones y ostenta una fuerza sobresaliente en regímenes intermedios. El hecho de que el coche consiga acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4,8 segundos, a pesar de que, en vacío, el CLS 450 4MATIC esté cerca de los 1.900 kilos, es un dato definitivo. 

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

En este punto, hay que tener en cuenta el sistema de hibridación ligera EQ BOOST, conformado por una red eléctrica de 48 V que, además de alimentar diversos sistemas auxiliares del vehículo, proporciona 22 CV y 250 Nm extra en diversos momentos. 

Gracias a esta tecnología, la berlina germana obtiene la etiqueta Eco de la DGT, un bien realmente preciado en las grandes ciudades y, cada vez más, en otros núcleos urbanos. Quizá sea chocante cuando el coche está en el entorno de los 9,0 litros cada 100 kilómetros en una conducción normal, pero así está hecha la normativa...

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

Este fantástico propulsor se asocia a la transmisión automática con convertidor de par 9G-TRONIC, con nueve velocidades, programa deportivo y levas detrás del volante.

Su funcionamiento es sobresaliente, pues gestiona perfectamente los cambios de marcha, también las reducciones, e impide que el propulsor gire demasiado cerca del ralentí, lo que evita esa incómoda sensación de ir justo de fuerza.

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

Dinámicamente, el Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC 2019 proporciona una calidad de rodadura intachable, sobre todo en vías de primer orden, donde los 90 y los 120 km/h máximos se quedan absolutamente cortos, si tenemos en cuenta el silencio y el aplomo que muestra. 

Desde luego, es un coche realmente confortable para cubrir largas distancias y, gracias a la suspensión adaptativa DYNAMIC BODY CONTROL, que puede incluir resortes neumáticos AIR BODY CONTROL, se defiende bien en curvas rápidas y no le teme a las lentas.

Obviamente, no es un coche hecho para terrenos 'ratoneros', pero camufla muy bien su peso y sus dimensiones con una valiosa estabilidad. Además, el sistema de tracción total 4MATIC, con reparto variable del par, genera un valioso plus de seguridad cuando ponemos a prueba la motricidad del vehículo, al salir de curvas o en terrenos húmedos o resbaladizos.  

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé
Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

Por lo demás, ya supondrás que un coche de esta categoría puede sumar miles de euros en equipamiento extra. Una circunstancia asumible por el tipo de cliente interesado en este vehículo. Siguiendo con el tema monetario, esta versión de gasolina cuesta 78.699 euros, sin añadir ningún componente del catálogo opcional, mientras que el CLS de acceso 'se queda' en 70.400.

Si eres de los que no te convence la moda SUV y valoras más la imagen elegante y deportiva de una berlina de corte coupé, el modelo alemán genera arrebatadoras miradas allá por donde vayas. Garantizado... por experiencia propia.

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

Equipamiento de serie: climatizador automático bizona THERMATIC, volante deportivo, llantas de aleación de 18 pulgadas, navegador, Bluetooth, retrovisores eléctricos abatibles eléctricamente, asientos deportivos con regulación eléctrica, sistema de tracción total 4MATIC, luces de conducción diurna con tecnología de tipo LED, paquete AMG Line interior y control dinámico de la conducción DYNAMIC SELECT. 

Opciones: suspensión adaptativa DYNAMIC BODY CONTROL (1.425 euros), suspensión neumática AIR BODY CONTROL (2.732 euros), paquete AMG Line exterior (1.856 euros), sistema de sonido surround Burmester (1.111 euros) y llantas de aleación de 20 pulgadas (2.373 euros). 

Mercedes-Benz CLS 450 4MATIC Coupé

Motor Gasolina, 6 cilindros en línea, turboalimentado, 3.000 cm³
Potencia 367 CV entre 5.500 y 6.100 rpm / 500 Nm entre 1.600 y 4.000 Nm
Caja de cambios Automática con convertidor de par 9G-TRONIC, 9 velocidades
0-100 km/h 4,8 s
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Consumo 8,3 l/100 km
Tracción Integral, 4MATIC
Peso en vacío 1.865 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 490 l
Precio base 78.699 euros