La firma británica 'dejó caer' algo sobre un modelo de este tipo, a comienzos de año. Nosotros lo imaginamos así.

¿Podría estar valorando MINI dar el paso y lanzarse al mundo de los modelos con motor central? Sin duda, sería un gran avance para una marca que ha cimentado su fama sobre pequeños y ágiles modelos, de tracción delantera, que casi podrías guardar en tu bolsillo.

Por supuesto, pequeño y ágil son dos atributos que le van como anillo al dedo a los coches con motor central, así que quizás tampoco sea una idea tan descabellada. De hecho, habrá gente que piense que esta 'evolución' ya tendría que haberse llevado a cabo hace algún tiempo.

Galería: Render deportivo MINI con motor central

A principios de este año, nuestros compañeros de Motor1.com Global recogieron una entrevista con Andreas Lampka, jefe de Comunicación de MINI. En dicha intervención, sugirió que los ingenieros de la marca podrían desarrollar un coche con motor central, si se les daba el tiempo y los recursos necesarios.

Desde luego, no es una confirmación 100% exacta de que dicho modelo vaya a llegar, pero que se siembre la duda ya quiere decir que, al menos, los ejecutivos de la firma están pensando en ello.

Por eso mismo, hemos dado libertad a nuestros diseñadores gráficos para que creen un render absolutamente exclusivo, en el que se le dé vida al MINI con motor central.

Y la verdad, el resultado final no puede ser más MINI. Para llegar hasta él, la solución ha sido sencilla: en lugar de crear algo revolucionario, se ha optado por configurar algo parecido a un MINI Roadster JCW, acorde al lenguaje de estilo actual de la marca...

De este modo, más allá de un capó alargado y algo sobredimensionado, los cambios se concentran a partir del pilar A, empezando por un habitáculo configurado para dos, pasando por unas grandes tomas de aire tras las puertas y finalizando en una zaga completamente nueva.

Respecto al motor que se esconde tras los asientos, debería ser uno turboalimentado de gasolina, con cuatro cilindros, unido a una caja de cambios manual. Eso es lo que nos gustaría, aunque tampoco deberíamos descartar la opción de que se ofreciera una transmisión automática.

¿Construirá MINI algo así? Sinceramente, tenemos muchas dudas, a pesar del optimismo del señor Lampka. Aun así, no perdemos la esperanza, ya que el mundo del motor está necesitado de coches como este. Y si hay una marca que nos hace disfrutar al volante, esa es MINI.