El cliente de un concesionario lo dañó en una prueba previa a la compra. ¡Qué desastre!

Dentro de la amplísima familia del anterior Porsche 911 (991), el GT2 RS es una variante muy especial. No en vano, puede presumir de ser la más potente y, además, se fabrica bajo una serie limitada de 1.000 unidades. 

Como comprenderás, se trata de un deportivo 'delicado', que implica ser consciente de lo que tienes entre manos, antes de intentar exprimirlo, mínimamente. Cabe recordar que el motor bóxer, biturbo, de seis cilindros y 3,8 litros, entrega 700 CV, una fuerza que se dirige, exclusivamente, al tren posterior.  

Galería: Porsche 911 GT2 RS 2018

Es este contexto, en la ciudad galesa de Cardiff, un cliente acudió a un concesionario de Porsche a probar el modelo antes de realizar la reserva. Tan solo unos minutos después de iniciar el test, el conductor protagonizó un desafortunado accidente con el flamante 911 GT2 RS.   

En total, según la policía, la colisión afectó a cinco vehículos. No conocemos las circunstancias del choque, pero sí sabemos que, afortunadamente, no se produjeron heridos. 

Porsche 911 GT2 RS, accidente en Gales

En su declaración a la policía, el cliente aseguró que los frenos no funcionaron y, por este motivo, no pudo evitar el vehículo que tenía delante.

Los daños en el 911 GT2 RS se centran en la parte delantera izquierda y, tal y como puede verse en las fotos, parece que son reparables. Suponemos que la compañía de seguros asumirá el coste, pero, seguramente, el cliente tendrá que responder ante el concesionario, aportando alguna indemnización. 

Si recuerdas, el pasado mes de marzo, publicamos otra noticia curiosa sobre el 911 GT2 RS. El incendio, y posterior naufragio, del buque italiano Grande America supuso la destrucción de cuatro ejemplares del deportivo alemán. 

Afortunadamente, Porsche anunció que producirá cuatro nuevas unidades, con las mismas especificaciones, para entregárselas cuanto antes a sus dueños. En fin, visto lo visto, podemos decir que el 911 GT2 RS no gana para sustos... 

Fuente: WalesOnline