Y siempre soñamos a lo grande. Por ejemplo, con un motor de más 700 CV de potencia y una imagen casi de carreras.

En lo más alto de la escala evolutiva de la familia 'Nueveonce', tradicionalmente, la lucha de poder se centra entre las versiones Turbo y GT. Eso sí, cada una juega sus bazas: una potencia brutal para el día a día, para las primeras, frente al mejor rendimiento en circuito, para las segundas.

En esta ocasión, nos centraremos en la próxima entrega del non plus ultra de los deportivos para todo tipo de trackdays: el Porsche 911 GT2 RS 2021.

Galería: Render Porsche 911 GT2 RS 2021

Porsche 911 GT2 RS 2021: genes de carreras

Conocido popularmente como widow-maker (o fabricante de viudas), desde el nacimiento de su primera variante, en el año 1993 y con código interno 993, siempre ha sido el chico malo de la gama. Algo que se justifica, en gran medida, por su ADN de competición.

Y ese espíritu es el que imaginamos que se mantendrá en esta nueva entrega (992), cuando llegue al mercado, previsiblemente en 2021. De ahí que nuestra recreación apueste por un kit aerodinámico específico, enfocado a refrigerar aspectos clave, como el motor o el equipo de frenos. 

Por supuesto, tampoco faltan un gran alerón posterior, regulable manualmente, pasos de rueda ensanchados y distintos elementos de fibra de carbono. Obviamente, no tendrá asientos traseros, que dejarán su sitio a una jaula de seguridad. 

Con más de 700 CV de potencia

¿Qué esperamos de la parte mecánica? Simple y llanamente, que supere todos los registros del último representante de la zaga: 700 CV, 340 km/h y 2,8 segundos en la aceleración de 0 a 100.

Por tanto, el motor 3.8 biturbo, con arquitectura de seis cilindros opuestos, tendrá que dar lo mejor de sí, para alcanzar unas cifras astronómicas... 

Del mismo modo, en la parte dinámica, seguirá apostando por la propulsión trasera, la transmisión automática de doble embrague PDK y un sistema de dirección en el eje trasero. Así que, si todo esto se confirma, parece que tenemos un nuevo aspirante al récord de vuelta rápida en el circuito de Nürburgring-Nordschleife, para coches de calle.