¿Hubiese tenido éxito esta variante deportiva?

A veces, los fabricantes de automóviles no van en la misma dirección que los gustos de los clientes más apasionados. En realidad, estos entusiastas representan un porcentaje muy pequeño de ventas, por lo que las marcas prefieren concentrarse en satisfacer a las 'masas'.

No obstante, de vez en cuando, un coche puede satisfacer a ambos colectivos. Un ejemplo es el primer Volkswagen Golf, que supuso la base del icónico GTI. Ahora bien, ¿qué hubiese pasado si su antecesor, el Beetle, también hubiese contado con la mítica variante deportiva? 

No tenemos una bola de cristal, pero si observamos el render de Abimelec Design, podemos intuir que el coche se hubiera vendido razonablemente bien. Al fin y al cabo, el atuendo deportivo casa perfectamente con la carrocería.

Los paragolpes específicos, la doble salida de escape, las llantas del Golf GTI Pirelli y los adhesivos en los laterales se amoldan perfectamente en el exterior del Beetle. 

Galería: Volkswagen Beetle GTI clásico, render

Esta recreación propone un motor turboalimentado de gasolina, con 1,6 litros y 100 CV, refrigerado por aire. Una mecánica perfecta para un chasis convenientemente revisado, con una suspensión más firme. Los neumáticos más anchos y los discos de freno en ambos ejes servirían para controlar el caudal de fuerza. 

Te invitamos a que observes la galería de fotos, en la que aparecen distintas decoraciones del Beetle GTI 'virtual'. Muchos habrán soñado con algo así y ahora, aunque solo sea a través de imágenes, pueden ver cumplida una demanda histórica.

Lo cierto es que el nuevo Beetle sí contó con versiones de carácter deportivo y altas prestaciones, pero ver al modelo clásico con esta imagen no tiene precio...

Fuente: Abimelec Design