El urbano alemán se convierte en una 'bestia' configurada para carreras de aceleración.

A pesar de que, dentro de la gama del Volkswagen Lupo, se comercializó la versión GTI, con 125 CV, resulta realmente sorprendente vincular al urbano alemán con las carreras de aceleración. Pero, una vez más, queda demostrado que no hay nada imposible...

En este artículo, te mostramos una preparación realmente brutal del modelo germano. Lógicamente, el coche se parece muy poco al vehículo que se comercializó entre los años 1998 y 2005. De hecho, como puedes comprobar, de la unidad original tan solo quedan algunos paneles de la carrocería, así como los faros y los pilotos.

Galería: Volkswagen Lupo GTI, un deportivo 'de bolsillo' 

Galería: Volkswagen Lupo GTI 2000

Además de recortar el techo y aplicar un costoso kit de carrocería, el dueño modificó completamente el chasis e integró un descomunal intercooler, que sobresale en el frontal. Asimismo, montó neumáticos idóneos para competir en 'drag races'. 

Pero lo realmente alucinante es el motor instalado. Se trata de un bloque de 2,0 litros de cilindrada, con dos turbocompresores, capaz de entregar ¡1.200 CV! Si no puedes llegar a imaginar cómo acelera este Lupo tan especial, solo tienes que ver el vídeo

En la grabación, tomada en una carrera de aceleración de un cuarto de milla (402 metros), el Lupo se enfrenta contra un Audi 90, con 800 CV, en Rumanía. ¿Qué vehículo crees que gana? Para mantener la emoción, no te vamos a decir el resultado. 

Lo único que te adelantamos es que el ganador superó por tres décimas de segundo a su oponente y superó los 265 km/h. ¿Te imaginas alcanzar esa velocidad en menos de medio kilómetro? Nuestro cuello tendría que estar tan preparado como el de los pilotos que compiten en Fórmula 1...