El modelo original, de 1963, sigue siendo tan atractivo como el 992 actual.

Aunque no lo creas, desde que surgió el primer Porsche 911, en 1963, ya han pasado 56 años y ocho generaciones. Un deportivo icónico que ha ido creciendo de tamaño y potencia, sin perder la esencia estilística del modelo clásico.

Obviamente, esto no es una tarea fácil, ni para Porsche ni para cualquier fabricante, debido a la incorporación de nuevos sistemas de seguridad, que obligan a modificar la estructura del vehículo y, por ende, el diseño del mismo. Un reto que la firma de Stuttgart ha sabido solventar de forma magistral.

Galería: Porsche 911 Carrera (992) vs. Porsche 911 (991)

En este sentido, para celebrar las ocho generaciones del 911, coincidiendo con el estreno del 911 992, la firma alemana ha grabado un interesante vídeo, en el sur de Tailandia, con ocho modelos, cada uno correspondiente a una generación, para alegría de los sentidos.

Tanto la belleza de los paisajes, como el atractivo de los coches, componen unas imágenes asombrosas. Los vehículos circulan por carreteras de doble sentido, con el brillante sol de fondo, hasta que llegan a un magnífico muelle. Allí repostan y prosiguen el viaje, alterado por una tormenta tropical, que no impide que la llamativa comitiva de deportivos alemanes siga su camino.

El último 911, con código interno 992, ha crecido en dimensiones, mientras que ha visto reducido su peso, siendo más liviano que el 991 y mucho más ligero que el 997, que debutó en 2005. El secreto ha sido la utilización masiva de aluminio, tanto en el chasis como en la carrocería, prescindiendo de acero laminado en frío, más pesado.

2020 Porsche 911 Carrera 4S

Pocos dudan de la afirmación de que el Porsche 911 es un icono. De hecho, lo lleva siendo los últimos 56 años. Una hazaña motivada por el espíritu de superación que los ingenieros de Porsche han aplicado a cada generación.

Lo mejor de todo, es que no debemos olvidar que se trata de un vehículo con una disposición atípica: con el motor en la parte posterior, por detrás del eje, y propulsión trasera; algo totalmente al margen de los cánones de cualquier vehículo deportivo. Sin embargo, la firma de Stuttgart se ha mantenido fiel a ese esquema durante más de medio siglo. Y a la vista del éxito y el reconocimiento que mantiene el Porsche 911, ¿quiénes somos nosotros para juzgarlo?