La marca alemana intentará derivar los clientes de estos vehículos hacia sus todocaminos.

Dos monovolúmenes de tracción delantera, con motores de tres cilindros. Está claro que los Serie 2 Active Tourer y Gran Tourer no son los clásicos BMW. El primero llegó en 2014 para plantar cara al Mercedes-Benz Clase B, a la venta desde 2005.

El segundo aterrizó un año después sin un rival directo, ya que la marca de la estrella no dispone de un monovolumen de siete plazas; de hecho, acaba de apostar por un nuevo SUV, el GLB, para ese nicho de mercado. 

Galería: Restyling BMW Serie 2 Active Tourer y Gran Tourer 2018

El Clase B acaba de estrenar generación, pero no se producirá el mismo caso en la firma de Múnich, ya que el vicepresidente de Gestión de Productos de BMW, Peter Henrich, ha afirmado que el Active Tourer y el Gran Tourer no verán otra generación.

En una entrevista con Autocar, explicó que ambos modelos "no están en el centro de lo que representa nuestra marca" y añadió que intentarán que los clientes adquieran un SUV, en lugar de acudir a otra firma.

A continuación, mencionó que estos modelos han logrado atraer nuevos clientes a la marca y se seguirán vendiendo durante un par de años, ya que en 2018 recibieron un restyling. 

Parece claro que el descenso paulatino de ventas de estos vehículos, a partir del año 2016 hasta la actualidad, ha generado esta decisión. Los SUV son el segmento dominante y están canibalizando otras carrocerías, como es el caso de estas opciones familiares. 

Restyling BMW Serie 2 Active Tourer y Gran Tourer 2018

¿Cómo puede BMW convencer a los clientes para que se suban a un SUV después de que desaparezcan los Active Tourer y Gran Tourer? Un escenario acertado sería tomar el camino de Mercedes-Benz y añadir una fila adicional al X1 en la tercera generación del modelo.

En principio, la nueva entrega de este todocamino debería llegar en dos o tres años, justo en el momento de la jubilación de los monovolúmenes, por lo que esta opción cobra bastante fuerza...

Fuente: Autocar