El nuevo SUV de tamaño medio presenta rasgos rectilíneos, como los que lucía el GLK.

Hay vehículos cuya estética supera las modas existentes, como el legendario Clase G. En 2008, Mercedes-Benz creó el GLK, un modelo a escala de su todoterreno fetiche, y ahora, vuelve a aplicar esta misma fórmula con el GLB 2019, que en poco más de 4,6 metros de longitud, puede sumar hasta tres filas de asientos.

El nombre del nuevo SUV explica a las claras que se sitúa entre el compacto GLA y el GLC. El coche luce un inequívoco aspecto rectilíneo, que le diferencia claramente de la amplia competencia existente.

Galería: Mercedes-Benz GLB 2019

Con el metro en la mano, el Mercedes GLB 2019 mide 4,62 metros de longitud, 1,82 de anchura y 1,65 de altura. La distancia entre ejes, 2,83 metros, le acerca al GLC, mientras que el maletero, con una capacidad que oscila entre los 566 y los 1.755 litros, se sitúa entre las referencias de la categoría.    

La modularidad del todocamino germano está fuera de toda duda. Además de poder disponer de siete plazas, los asientos de la segunda fila se regulan 15 centímetros longitudinalmente y los respaldos disponen de inclinación variable. Asimismo, en el caso de abatirse, lo hacen en una proporción 40/20/40.

Además de lucir líneas angulosas, el Mercedes GLB 2019 cuenta con una alta línea de cintura. Ambos argumentos resultan perfectos para mostrar una estética todoterreno. Asimismo, los cortos voladizos ejercen de aliados perfectos en rutas 'off road' más complicadas de lo habitual.

El habitáculo recuerda poderosamente a los de las últimas creaciones de la casa de la estrella. De este modo, combina lujo, tecnología y un marcado carácter práctico. También hay algún toque 'campero', como las manillas de las puertas con forma cilíndrica. 

Mercedes-Benz GLB 2019

Por supuesto, recurre al esquema de doble pantalla, una para la instrumentación y la segunda para el sistema de infoentretenimiento MBUX, junto a unas salidas de aire en forma de turbina.     

La última generación de ayudas electrónicas a la conducción incluye el control de velocidad de crucero adaptativo DISTRONIC, que ajusta la velocidad en función de la presencia de curvas y rotondas.

Como complemento perfecto, dispone del sistema activo de mantenimiento del carril, por lo que el coche se encuentra muy cerca de la conducción autónoma.

Mercedes-Benz GLB 2019

De serie, el Mercedes GLB 2019 tracciona con el eje delantero, aunque hay versiones con el sistema 4MATIC, que transfiere parte de la fuerza mecánica al tren trasero. Cuando están activos los programas Eco y Comfort del control dinámico de la conducción DYNAMIC SELECT, el 80% del par se deriva al eje anterior y el 20% restante, al posterior.

En cambio, si se selecciona el modo Sport, el tren trasero recibe el 70% y el delantero, solo el 30%. ¿Hay reparto equitativo al 50%? Sí, con el programa Off-Road. 

Mercedes-Benz GLB 2019
Mercedes-Benz GLB 2019

El SUV alemán dispone de suspensión independiente en ambos ejes. En concreto, un esquema McPherson delante y un multibrazo detrás. Además, puede ser adaptativa, gracias a la regulación electrónica de los amortiguadores. 

De momento, el único motor conocido es un bloque turboalimentado de gasolina, con 2,0 litros, 221 CV y 350 Nm. Se asocia a la transmisión automática de doble embrague 8G-DCT, de ocho velocidades, y al sistema 4MATIC. Esperamos conocer el plantel completo dentro de poco. 

Mercedes-Benz GLB 2019
Mercedes-Benz GLB 2019

También quedamos a la espera de conocer el inicio de las ventas y los precios para el mercado español. Desde luego, hay pocas marcas que pueden desarrollar coches que se aparten de la estética dominante y una de ellas es Mercedes-Benz. A priori, el resultado es más que convincente, ¿no crees?