La falta de practicidad ya no es una excusa...

Últimamente, las novedades de Mercedes-Benz son tan numerosas... como escurridizas. A fin de cuentas, de unos meses a esta parte, no hay mañana que no amanezcamos con una primicia de la firma de la estrella. 

En este caso, el protagonista es el Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake 4MATIC 2019, la variante familiar del deportivo compacto alemán. Y, por supuesto, mantiene todas las buenas cualidades de sus hermanos de gama, el A 35 y el CLA 35 Coupé... a la espera de que lleguen los anhelados AMG 45, más potentes y prestacionales.

Galería: Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake 2019

Por supuesto, una imagen deportiva sin excesos es su principal seña de identidad. Aunque es cierto que tampoco renuncia al llamativo color amarillo que también mostraron en su lanzamiento las variantes más dinámicas de los Clase A y CLA.

Tampoco faltan numerosos elementos de diseño y equipamiento específicos, como la parrilla frontal, los paragolpes exclusivos, los pasos de rueda ensanchados, el difusor trasero, el sistema de escape deportivo, el equipo de frenos AMG o las llantas de aleación, que pueden alcanzar las 19 pulgadas.

Mejora de maletero y prestaciones notables

Aunque aún no hemos tenido la oportunidad de subirnos a bordo, lo lógico, parece pensar que las plazas traseras serán similares a las del CLA Coupé (puede que cuente con unos milímetros extra de altura). Donde sí se aprecia mejora es en el maletero, que asciende de 460 a 505 litros de capacidad.

Como bien te comentamos al principio, estamos esperando el anuncio de las llegadas de los modelos 45 para los Mercedes-AMG compactos, que subirán el listón de la cifra de potencia hasta los 421 CV.

Hasta entonces, debemos 'conformarnos' con el afamado motor turboalimentado de gasolina, tetracilíndrico y con 2,0 litros, que gracias a un turbocompresor de doble entrada (tecnología también conocida como twin-scroll), entrega 306 CV de potencia y un par máximo de 400 Nm, desde 3.000 vueltas. 

Con estos datos, es lógico que alcance los 250 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 cercana a los 5,0 segundos. 

Por supuesto, disfruta del sistema de tracción total 4MATIC y la transmisión automática de doble embrague AMG SPEEDSHIFT DCT 7G, con siete marchas, así como del control de arrancada RACE START y levas tras el volante.

¿Cuál será su precio? Todavía no lo sabemos, pero parece lógico pensar que se acercará a la barrera de los 60.000 euros.