Llevaba 37 años en el mercado y dominó el Dakar con mano de hierro, entre 1997 y 2007.

Desde hace ya muchos años, venimos observando un fenómeno curioso e imparable: la enorme proliferación de todocaminos y la paulatina desaparición de los todoterrenos. Lamentablemente, el Montero, un modelo con 37 'primaveras', se ha caído de la gama de producto de Mitsubishi en el mercado español.  

Una auténtica lástima, ya que se trataba de uno de los pocos 4x4 'de verdad' que aún aguantaba el terremoto SUV. Entre sus argumentos, no faltaban el chasis de largueros y travesaños, la tracción total y la reductora.

Curiosamente, a lo largo de su trayectoria, siempre ha montado una suspensión delantera independiente, con el objetivo de mostrar una buena cara en el asfalto. Al fin y al cabo, el coche también debía servir como vehículo familiar y a fe que lo logró.  

Galería: Prueba Toyota Land Cruiser 180D VXL 2018

La trayectoria de este vehículo se compone de cuatro generaciones. Posiblemente, las más exitosas en lo que a ventas se refiere, hayan sido la segunda y la tercera. ¿Los motivos? Principalmente, el tremendo éxito de este coche en el Dakar, con nueve victorias, siete de ellas consecutivas, entre los años 1997 y 2007, con pilotos míticos como Peterhansel, Alphand, Shinozuka, Kleinschmidt y Masuoka.

El segundo Montero, que se comercializó entre los años 1992 y 2000, estrenó el sistema de tracción total Super Select SS4, uno de los más avanzados del mercado, ya que permitía elegir al conductor entre propulsión trasera, tracción total, tracción total con bloqueo del diferencial central y tracción total con reductora. Sin duda, era el 'arma' definitiva en el campo.  

Por su parte, la tercera entrega, diseñada por Pininfarina y a la venta hasta el año 2006, supuso un gran salto evolutivo, tanto en imagen como en calidad de materiales, sin renunciar a sus tradicionales capacidades fuera del asfalto.  

Además, el 4x4 japonés también destacaba por su versatilidad, gracias a lass carrocerías de tres y cinco puertas, que le permitían cubrir todo tipo de usos y necesidades. 

La cuarta generación del vehículo asiático, que presentaba un aspecto más robusto, se ha ido manteniendo a lo largo de estos años a base de varios restylings, aunque la demanda cada vez menor de este tipo de vehículos llevó a Mitsubishi a decantarse por los SUV y no continuar la trayectoria del Montero. 

Antes de acabar, no podían faltar dos famosas curiosidades relacionadas con este 4x4. La primera, su nombre. En la mayoría de mercados internacionales, el coche se denominaba Pajero, pero en España se sustituyó por razones obvias.

La segunda, la existencia del Galloper Super Exceed, un clon del Montero II. Lo comercializó Mitsubishi en España a comienzos de este siglo, para aquellos que deseaban un todoterreno resistente para un uso intensivo en el campo, con un precio más bajo.