Tan elegante en sus líneas como los Lancia de los años 50 y 60, este concept car pretendía reinterpretar la idea de los familiares deportivos.

El museo FCA Heritage HUB es algo así como una juguetería a tamaño real para los amantes del mundo del motor. Un espacio inaugurado el pasado 2 de abril, que recoge algunos de los coches clásicos más famosos, innovadores y populares en la historia de Alfa Romeo, Fiat, Lancia y Abarth.

En el vídeo que publicamos hace unos días, pudimos ver parte del patrimonio que se esconde tras sus paredes. Por ejemplo, este Lancia Granturismo de 2002, un elegante familiar, desarrollado por el Lancia Style Center.

Galería: Lancia Granturismo Concept (2002)

Un original shooting brake

El Granturismo lucía unas líneas limpias y puras, inspiradas en los Lancia de los años 50 y 60, aunque con detalles modernos: las puertas sin tiradores, los pilotos tremendamente estilizados, el techo solar panorámico... Esos eran sus guiños al siglo XXI.

De hecho, con este prototipo, Carcerano quiso reinterpretar el Beta HPE de 1975, un modelo muy original, a medio camino entre un coupé y un wagon, en lo que hoy llamaríamos un shooting brake.

Sin embargo, este prototipo era algo más práctico, gracias a las cuatro puertas que lucía la carrocería y a sus 4,62 metros de longitud.

Lancia Granturismo Concept (2002)

Este ejercicio de estilo tomaba como base el chasis de una berlina incomprendida como el Lancia Thesis, que también 'prestaba' las suspensiones con amortiguadores adaptativos. Todo, para ofrecer el máximo confort posible a los ocupantes.

A pesar de que nunca llegó a plantearse su fabricación, como vehículo de producción en serie, parte de su legado sirvió para dar vida a un modelo conocido por todos. En efecto, algunos trazos de los grupos ópticos y la zaga sirvieron de inspiración para el Lancia Delta del año 2008.