Por supuesto, recurre a un esquema de propulsión eléctrico.

Aunque la gran estrella de la firma checa en el salón de Ginebra 2019 será el nuevo Kamiq, este prototipo llamará la atención de todo aquel que pase por su estand en la cita helvética.

Su nombre es Vision iV Concept y muestra la visión eléctrica de la compañía, en un formato de SUV coupé, realmente elegante. 

Más allá de esto, el modelo de producción en el que derive, en unos meses o años, pasará a la historia por convertirse en el primer modelo de Skoda en construirse sobre la plataforma MEB para coches eléctricos; sin duda, la gran protagonista durante estos días, dentro del Grupo Volkswagen.

Eso sí, para entonces, habrán desaparecido algunos de los rasgos que le quedan tan bien a este crossover, como las llantas de aleación de 22 pulgadas o la tremendamente llamativa firma visual delantera. ¿O tal vez no?

Galería: Skoda Vision iV Concept 2019

Con 500 kilómetros de autonomía

Con unas dimensiones que alcanzan los 4,7 metros de largo y un habitáculo que muestra un diseño moderno y minimalista, el iV Concept cuenta con un sistema de propulsión dotado de dos motores eléctricos, uno en cada eje, de cara a asegurar la tracción total. 

De este modo, desarrollan 306 CV de potencia, que se sustentan con una batería de 83 kWh de capacidad. Gracias a ella, declara 500 kilómetros de autonomía homologada, en ciclo WLTP. ¿Y las prestaciones? Pues alcanza los 180 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y acelera de 0 a 100 en 5,9 segundos.

Dicho esto, la firma de Mladá Boleslav tiene pensado lanzar 10 modelos electrificados hasta el año 2022, empezando con el inminente Skoda Superb PHEV. Por tanto, parece posible que, ya en 2020, descubramos al primer representante que prescinda de un motor de combustión interna...