Una diferencia de 100 CV les separa.

Por si todavía no te había llegado la noticia, hay un SUV con prestaciones de superdeportivo. Se llama Lamborghini Urus 2019 y es, básicamente, el todocamino con motor térmico más rápido del planeta. Atendiendo a su ficha técnica, ningún rival se acerca a sus prestaciones, pero... ¿Realmente es así? Porque, tal vez, el Porsche Cayenne Turbo no esté de acuerdo.

No cabe duda que en la compañía alemana llevan varias décadas desarrollando SUV de altas prestaciones mientras que, en Sant'Agata Bolognese, son unos novatos, pero a estas alturas, eso no significa nada. Ambos modelos están impulsados por un propulsor biturbo de gasolina, 4.0 V8, aunque existe una diferencia notable de potencia: el modelo italiano desarrolla 650 CV de potencia, frente a los 550 de su oponente. 

¿Cuánto importan 100 CV?

Lo cierto es que 100 CV son una distancia enorme, que hacen que el Porsche Cayenne sea ligeramente más lento. Una vez que el conductor del Urus aplasta el acelerador contra la moqueta, es capaz de alcanzar 100 km/h mientras que el Cayenne circula a 92 km/h. Y si ampliamos la maniobra hasta que alcanza los 200 km/h, nos encontramos con que el Cayenne se queda en 188.

¿Cuál suena mejor? Tal vez nos quedaríamos con el Lamborghini, aunque es una elección completamente subjetiva. En todo caso, independientemente de cuál sea más veloz o suene mejor, si estás a punto de elegir entre uno de estos SUV te damos la enhorabuena: estás en una situación en la que tan solo puedes ganar... o ganar.