¿Qué se le ha pasado por la cabeza al conductor del superdeportivo para hacer esto?

El dueño de un superdeportivo sabe que jamás va a pasar desapercibido... y no le importa en absoluto. Pero hay casos en los que parece que busca el protagonismo a toda costa. ¿Quieres un ejemplo? No te pierdas a este conductor de un Ferrari FF, derrapando sobre una rampa de césped.   

Aunque desconocemos el lugar exacto de la 'proeza', parece que se trata de un complejo hotelero de montaña. ¿Quizá en Italia, Francia o Suiza? La verdad es que carece de importancia, ya que lo noticiable es la locura transitoria del 'piloto', que no duda en hacer trompos e intentar subir la pequeña colina con un coche que, en el momento de su lanzamiento, costaba cerca de 300.000 euros.  

En verdad, podríamos decir que el conductor no muestra una habilidad especial, pero se divierte de lo lindo. Normal, si tenemos en cuenta que el coche monta un propulsor 6.3 V12, de aspiración atmosférica, con 659 CV a 8.000 rpm, asociado a un cambio automático de doble embrague, con siete velocidades. Si recuerdas, este Ferrari resultaba muy especial por ser el primero con un sistema de tracción total.  

El FF fue reemplazado por el GTC4Lusso, que dispone de dos variantes. La atmosférica se propulsa con la evolucionada mecánica V12, que en este vehículo entrega 689 CV. La biturbo recurre a un bloque 3.9 V8, de 611 CV. En ambos casos, el modelo disfruta de un sistema de dirección a las cuatro ruedas. 

Ferrari FF 2011

Volviendo al vídeo, a lo mejor has tenido la oportunidad de hacer algo parecido, en un camino abandonado, con un coche para desguazar. La 'sutil' diferencia es que el protagonista de la grabación lo hace con un vehículo que muy poca gente puede mantener, tanto por consumo como por sus mantenimientos periódicos. Como suele decirse, el dinero no da la felicidad... pero ayuda mucho a conseguirla. 

Fuente: Les voitures de GO FAST en Facebook

Galería: Ferrari FF 2011