Era la época en la que la seguridad no era primordial en las carreras de coches.

Los aficionados al mundo del motor, especialmente a la competición, coinciden en afirmar que la Fórmula 1 sigue siendo el deporte rey del automovilismo. En cualquier caso, tenemos que admitir que parecía mucho más interesante hace cinco décadas. Os queremos enseñar un vídeo, con imágenes en alta definición, del Gran Premio de Mónaco de 1962, rodado en una película de 70 milímetros.

Se trata de un documental alemán del mismo año, titulado Flying Clipper, popularmente conocido como Vacaciones en el Mediterráneo.

Bruce McLaren - Bruce McLaren, uno de los pilotos más jóvenes en debutar en aquella época, ganó el Gran Premio de Mónaco en 1962 con Cooper. Sería la tercera de sus cuatro victorias en la máxima categoría.  Photo by: LAT Images

Bruce McLaren, ganador del GP de Mónaco de 1962

Celebrado el 3 de junio de 1962, el Gran Premio de Mónaco tuvo como vencedor a Bruce McLaren, al volante del Cooper-Climax, por delante de los Ferrari pertenecientes a Phil Hill y Lorenzo Bandini. Si bien, en la actualidad, los monoplazas de Fórmula 1 equipan mecánicas V6 turboalimentadas con 1,6 litros de cilindrada, la reglamentación en aquella época no era tan estricta.

En la parrilla de salida, coexistían monoplazas con motores de cuatro cilindros en línea, mecánicas V6 y propulsores V8, junto con los ocho cilindros en línea de los Porsche y De Tomaso.

Jim Clark - El legendario escocés Jim Clark ha creado gran parte de su mito en la Fórmula 1, donde ganó dos títulos (en 1963 y 1965) y logró 25 victorias. Pero ninguna de ellas fue en las calles de Mónaco.  Photo by: LAT Images

Con tantos motores diferentes, unificados por una cilindrada común de 1,5 litros, el sonido de cada vehículo era completamente distinto; incluso, nos atrevemos a afirmar que mucho más atractivo que el de los actuales monoplazas de F1... aunque las mecánicas 1.5, utilizadas entre 1961 y 1965, solo eran capaces de desarrollar una mínima cifra de potencia si las comparamos con las actuales.

Por ponerte un ejemplo, el Porsche 804, con sus ocho cilindros en línea, alcanzaba una potencia de 180 CV, mientras que el Mercedes-AMG de Hamilton y Bottas ronda los 1.000 CV. En cualquier caso, estos veteranos monoplazas suenan mucho mejor que los híbridos actuales, ¿no crees?

También te podría interesar:

Así las cosas, el vídeo que acompaña a esta noticia deja claro la evidente evolución en una competición como la Fórmula 1. En 56 años ha cambiado todo, desde los coches o la reglamentación, hasta las medidas de seguridad que, con el paso de los años, han salvado la vida a muchos pilotos.

Queda por descubrir cómo será la F1 dentro de otros 56 años, si seguirán equipando motores de combustión o si el futuro está en la Fórmula E, con un creciente número de seguidores. Solo el tiempo desvelará esa incógnita. Ahora, disfruta del vídeo y de cómo eran las carreras de F1 hace cinco décadas.