La decoración de su carrocería nos recuerda, inevitablemente, a la del famoso Porsche 935/78 'Moby Dick'.

En Reino Unido, Porsche Retail Group ha creado una unidad única del Porsche 911 GT2 RS 2018, dotada de una decoración especialmente atractiva, inspirada en el mundo de la competición.

Estamos hablando de la ya legendaria 'librea' de Martini Racing, que combina una carrocería en color blanco, con distintas franjas rojas y azules. ¿El objetivo? Rendir homenaje a uno de los coches de carreras más famosos de la marca de Stuttgart, el 935/78 'Moby Dick'. Un modelo espectacular, no cabe duda, pero que no fue el primero, ni ha sido el único, en vestirse con los colores de la empresa italiana.

Otra cosa es su empleo en coches de calle, donde ya si la habíamos visto en la familia GT3, pero nunca en un GT2 RS, como ahora sucede.

 

Según ha confirmado Porsche Retail Group GB en su cuenta de Twitter, el esquema de esta edición especial no esta vinilado, sino pintado sobre la propia carrocería. Por lo que queda claro que la empresa ha empleado el tiempo (y el dinero) necesario para llevar a cabo un gran trabajo.

Del mismo modo, también incorpora algunos elementos exclusivos, como unas llantas de aleación doradas y unas molduras de acceso con la silueta del automóvil que compitió en Le Mans, entre otras grandes citas, en 1978. 

Noticias y pruebas sobre el Porsche 911 GT2 RS 2018:

Porsche 935/78 Moby Dick 1978 - Martini

El heredero de una leyenda

El 935/78 'Moby Dick' recibió tan curioso nombre por la 'cola de ballena' que Porsche incorporó en la última evolución del 935. Algo que hizo buscando mejorar la aerodinámica del coche, pensando en las rectas del circuito de La Sarthe, en las 24 Horas de Le Mans. Y aunque no pudo ganar la carrera, sí que alcanzó una velocidad máxima bastante demencial para la fecha: 365 km/h.

El Porsche 911 GT2 RS 2018, que sirve como base para el proyecto, es uno de los mejores coches deportivos del momento, gracias a su motor 3.8 bóxer, con dos turbos, que entrega 700 CV y 750 Nm de par máximo, asociados a la propulsión trasera y a la transmisión automática de doble embrague PDK, de siete velocidades. Por tanto, no es de extrañar que alcance los 340 km/h de velocidad máxima y que acelere de 0 a 100 en 2,8 segundos. 

Con esta maniobra, el equipo de marketing de Porsche, brillante como casi siempre, sigue en su afán de que no nos olvidemos del pasado de la firma en el mundo de las carreras. Exactamente, tal y como hizo en las pasadas 24 Horas de Le Mans, alineando dos 911 RSR con decoraciones clásicas: Rothmans y el Cerdo. 

Otras noticias sobre Porsche y Le Mans:

Galería: Porsche 911 GT2 RS 2018: primera prueba