El motor rotativo Wankel está de vuelta.

Desde que nos dejara el Mazda RX-8, en 2012, los rumores sobre la posibilidad de que Mazda lanzase al mercado un coupé, impulsado por un motor rotativo, han sido continuos. Y se volvieron a avivar a finales del pasado año, cuando pudimos avistar un prototipo del futuro Mazda RX-9 rodando en el circuito alemán de Nürburgring... Lo que confirma que la firma japonesa podría volver a comercializar un modelo con motor rotativo Wankel, a lo largo del próximo año.

Sin duda, no es una afirmación descabellada, si tenemos en cuenta que los futuros eléctricos de la marca, que llegarán a partir de 2019, estarán impulsados por un motor, combinado con una mecánica rotativa de gasolina, de tipo Wankel, que funcionará como un generador, para recargar la batería... y aumentar la autonomía. Sin duda, una solución inteligente para los momentos en los que no se dispone de ninguna toma de recarga.

También te podría interesar:

Mazda RX-9: un MX-5 a lo grande

En principio, el futuro Mazda RX-9 se posicionaría por encima del Mazda MX-5, como el modelo más prestacional y deportivo del fabricante nipón, aunque compartirá filosofía y esquema mecánico con su hermano pequeño: será un modelo ligero, con propulsión trasera y de reacciones ágiles.

En materia de diseño, el nuevo modelo heredará muchos de los elementos del RX-Vision concept, presentado en el salón de Tokio, en 2015, con un capó alargado, el habitáculo en posición retrasada y una zaga redondeada.

En el apartado mecánico, lo más novedoso será su motor rotativo, que probablemente se denominará SKYACTIV-R y podría incorporar turbocompresor. En cualquier caso, por ahora todo son rumores, que intentaremos resolver en los próximos meses.

Más renders en Motor1.com:

Galería: Mazda MX-5 2019 restyling