La colección permanente se compone de 47 modelos clásicos del fabricante japonés.

Mazda es uno de los fabricantes de mayor prestigio y renombre en el país del sol naciente. Allí, es habitual contemplar numerosos modelos clásicos, iconos de la firma, que durante décadas han contribuido a desarrollar la imagen y reputación de la firma japonesa.

Desde hace un año, los seguidores europeos del fabricante de automóviles tienen en Augsburg, Alemania, un centro de peregrinación para disfrutar de un pedacito de la historia de la marca. Es el denominado Mazda Museum y nosotros lo hemos visitado para enseñarte todos sus secretos.

Mazda Museum Europa

El museo es una iniciativa de la familia Frei, propietaria del concesionario Auto Frei, ubicado en la misma ciudad, cerca de Múnich. Walter Frei, el padre de familia, junto a sus hijos Joachim y Markus, comenzaron su 'recolección' de modelos Mazda en el año 1980.

El primero fue un Mazda Cosmo Sport y no fue por casualidad. Walter era un apasionado del motor rotativo, desarrollado por Wankel. El Cosmo Sport fue el primer modelo de la casa oriental en incorporarlo y, desde entonces, la colección familiar ha acumulado más de 120 coches, con una especial predilección por aquellos que equipan el mencionado motor rotativo.

Mazda Museum Europa

Cocheras de tranvía

La ubicación del museo también es especial. Se trata de unas instalaciones que, antaño, fueron utilizadas como cocheras de tranvías. Son dos naves de similares dimensiones, que albergan la exposición permanente de vehículos, además de otras exhibiciones que se pueden llevar a cabo al mismo tiempo en la segunda sala. Todo, completado con una pequeña tienda con todo tipo de productos relacionados con Mazda: libros, miniaturas, ropa...

Desde su apertura, en mayo de 2017, la exposición se ha convertido en todo un referente de la historia de la marca. La colección rota, continuamente, exhibiendo los más de 120 vehículos, en posesión de la familia Frey. En su primer año de vida, ya han pasado más de 5.200 personas por la exposición. 

Mazda Museum Europa

Los asistentes al museo podrán contemplar modelos clásicos tan emblemáticos como el Mazda Cosmo Sport de 1967, el Mazda Luce RX87 de 1960 o el Mazda RX-7 de 1992, el vehículo más vendido de la historia con motor rotativo. La colección también incluye el primer modelo que se puso a la venta en Alemania en 1973, el Mazda 616; el primer turismo de producción en serie de Mazda, el Mazda R360 de 1960; o el Mazda K360, un vehículo ligero de tres ruedas, entre otros.

Mazda Museum Europa

Un paseo por la historia

Además de los vehículos expuestos, la familia Frei muestra una especial predilección por todo lo relacionado con los motores Wankel, por lo que es posible disfrutar de diferentes maquetas en las que nos explican cómo funciona este tipo de propulsor, además de sus particularidades propias. Como dato curioso, podemos contemplar el Mazda Eunos Cosmo, de 1992, el único modelo de la marca que utilizó un motor con tres rotores.

Mazda Museum Europa

El museo permanece abierto entre las 10:00 y las 18:00 horas, en horario ininterrumpido, de martes a domingo (los lunes cierra). El precio de la entrada es de 5 euros para adultos y de 2,50 euros para menores de 13 a 17 años y jubilados. Además, los niños con menos de 12 años pueden acceder de forma gratuita.

Tienes más información en la página del museo. Esperamos que disfrutes con las imágenes que te mostramos, tanto como lo hemos hecho nosotros. Si eres seguidor de Mazda, no deberías perder la ocasión de visitar el único museo de la marca en Europa; merece la pena.

Y para ponerte los dientes largos, solo te diré que tuvimos la ocasión de conducir un Mazda RX-7 de 1978 durante un recorrido de apenas 30 minutos. Un vehículo de la colección del museo, con apenas 64.000 kilómetros, mantenido en unas condiciones de conservación notables.

A pesar de su veteranía, su motor rotativo sigue emitiendo una melodía muy característica y destaca su facilidad pasmosa para subir de vueltas. Una magnífica oportunidad para rememorar las sensaciones, que provoca conducir un deportivo de la década de los años 70, sin ningún tipo de asistencia, ni en los frenos ni en la dirección. Un vehículo de otra época, que sigue manteniendo todo su encanto.

También te podría interesar:

Galería: Mazda Museum Europa