El restyling del SUV coreano actualiza ligeramente su imagen, incluye más tecnología y adopta nuevos motores (incluyendo un diésel semihíbrido).

El KIA Sportage 2018 sigue quemando etapas de su vida comercial. En esta ocasión, de la mano de un interesante restyling, que tiene como principal objetivo reforzar las ventas de un SUV ya de por sí popular en los mercados europeos. 

Para ello, además de retocar ligeramente su estética, anuncia una variante semihíbrida (o microhíbrida, como prefieras llamarla), en la que se asocian un motor turbodiésel de 2,0 litros de cilindrada y una red eléctrica de 48V, para dar forma a la variante EcoDynamics+. Pero vayamos poco a poco...

KIA Sportage 2018 restyling

KIA Sportage 2018: imagen más fresca

Desde el punto de vista del diseño, encontramos todos los elementos clásicos que suelen caracterizar a estas actualizaciones ligeras: cambios en los paragolpes delanteros y traseros, faros y pilotos renovados, llantas de aleación de 16, 17 y 19 pulgadas de nueva factura... Y, por si fuera poco, toda la gama se beneficia de una doble salida de escape. 

Además, aparecen opciones novedosas, como las taloneras cromadas, unas protecciones metálicas para los bajos o hasta cinco colores de estreno para la carrocería. Por su parte, las versiones más dinámicas, conocidas como GT-Line, contarán con distintos detalles en color negro, numerosas inserciones cromadas y unas llantas de 19 pulgadas rediseñadas. 

¿Y por dentro? Pues la marca anuncia cambios en el volante, el salpicadero y la tapicería, aunque ninguno de ellos parece demasiado profundo, a la vista de la única imagen que se ha facilitado del interior. Respecto a la habitabilidad, al igual que los 503 litros de maletero, parece que se mantienen invariables. 

KIA Sportage 2018 restyling

Novedades turbodiésel

Dentro de su estrategia de movilidad alternativa, que incluye 16 nuevos modelos hasta el año 2025, la inclusión del sistema microhíbrido diésel abre una nueva vía, bastante diferente a las tres ya conocidas en la marca: híbrido convencional de gasolina, híbrido enchufable (o plug-in) y 100% eléctrico. Dicho esto, todavía llegará una quinta vía, de cara a 2020, con la pila de combustible.

En el caso que nos ocupa, la tecnología recibe el nombre de EcoDynamics+ y KIA no ha desvelado demasiados datos sobre ella, más allá de que integra un motor turbodiésel, de 2,0 litros de cilindrada, con la mencionada red eléctrica de 48V, que sirve de apoyo en fases de aceleración y permite circular con el bloque de combustión apagado, durante algunos periodos de tiempo. Entre sus ventajas, aparece el hecho de reducir un 4% las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Otra novedad es la llegada de un nuevo bloque 1.6 CRDi de gasóleo, con 115 o 136 CV, en sustitución del anterior 1.7, que podrá combinarse con la tracción total y una transmisión automática de doble embrague, de siete velocidades, en el caso del más potente. No hay más datos acerca del resto de opciones mecánicas, por lo que parece que permanecerán intactas. 

Respecto a la oferta tecnológica, será posible escoger entre dos sistemas multimedia, con sendas pantallas táctiles de 7,0 y 8,0 pulgadas. Además, anuncia ayudas electrónicas a la conducción como un control de velocidad de crucero adaptativo con función de detención y arranque, el sistema de visión periférica Around View Monitor y otro de alerta por cansancio del conductor, conocido como Driver Attention Warning.

A la venta en Europa a partir del tercer trimestre del año, por el momento, KIA no ha informado acerca del precio de partida de la gama. Permanece atento a Motor1.com España, porque no deberían tardar en comunicarse. 

Más noticias y pruebas sobre KIA:

Galería: KIA Sportage 2018 restyling