Nació para homologar el MC12 GT1 de competición.

Aunque en la actualidad Ferrari es la marca más exitosa en la historia de la competición, antes de que se iniciara en las carreras, Maserati ya contaba con varios triunfos. Es cierto que hoy día cuesta creérselo, ya que la firma del tridente es una especialista en fabricar gran turismo y berlinas de corte dinámico, más que superdeportivos de altísimas prestaciones.

De hecho, el último nació en 2004 y supuso el regreso de Maserati a la competición, tras 37 años de ausencia. En efecto, se trata del MC12 que protagoniza esta noticia

Más información sobre Maserati:

Maserati MC12: 'impuesto' por la FIA

En realidad, el Maserati MC12 fue un coche necesario para homologar el MC12 GT1 que participaba en el campeonato de GT de la FIA. En total, la compañía italiana estaba obligada a fabricar un mínimo 25 unidades, por cada año que corriese. Finalmente se fabricaron 50 ejemplares de este superdeportivo y, cada una de ellas, tuvo un precio superior a los 600.000 euros.

Desde el punto de vista mecánico, el Maserati MC12 era el 'alter ego' del Ferrari Enzo, del que deriva su propulsor 6.0 V12, de 630 CV. Combinado con un peso de 1.335 kilos, convertían a este italiano en uno de los coches más rápidos del mundo. A ello también contribuía una carrocería, de casi 5,0 metros de largo, y dotada de un gran alerón trasero fijo, para mejorar la aerodinámica. 

Por otro lado, también se fabricaron 12 unidades de una versión más radical, denominada MC12 Corsa, enfocada a rodar en circuito y con una puesta a punto idéntica a la del coche que consiguió la victoria en la FIA GT Cup de 2005. ¿Su precio? Cuando era nuevo costaba 1,4 millones de euros...

En cuanto al interior, resulta algo angosto para un modelo de 5,0 metros de longitud, aunque por suerte todos los Maserati MC12 incorporaban un techo extraíble que ayudaba a combatir la claustrofobia. Curiosamente, en el habitáculo se combinan materiales muy racing, como la fibra de carbono, con otros más elitistas, como lo asientos tapizados en piel. 

Con polémica en las carreras

El estreno del Maserati MC12 en competición no pudo ser mejor: en su primera carrera obtuvo un segundo y un tercer puesto y, en la segunda, la primera victoria. Sin embargo, hubo una polémica con la homologación que hizo que la FIA no entregara los puntos al modelo italiano... hasta más avanzada la temporada. 

Este Maserati estuvo a la venta durante dos años, pero nos ayuda a imaginarnos lo que podría hacer la marca del tridente, con el LaFerrari actual.

Más coches clásicos en Motor1.com:

Maserati MC12 2004