Se trata del coche que convirtió a Lancia en una leyenda.

Atreverse a ser diferente puede ser una apuesta arriesgada, pero con un poco de agallas y una pizca de buena suerte a tu favor, puede merecer la pena tan elevado riesgo. Eso es, exactamente, lo que descubrió el diseñador Bertone, cuando apostó por un llamativo ejercicio de diseño, para que Lancia regresara por la puerta grande, en un intento por conseguir parte de los encargos que a Pininfarina, su principal rival de la época, le hacían la mayoría de fabricantes italianos. Ese día nació el Lancia Stratos.

Stratos Zero, la apuesta de Bertone para desbancar a Pininfarina

Recibió el nombre de Stratos Zero y el concept car llegó a la vida de Lancia en 1970, para animar a los trabajadores, cuando contemplaron como este pequeño automóvil era capaz de sobrepasar, por debajo, las barreras de la fábrica. Los responsables de Lancia necesitaban reemplazar rápido al veterano Fulvia, con otro modelo de corte deportivo, capaz de competir.

En definitiva, el Stratos representó el golpe de efecto estético que necesitaba la marca italiana en ese momento. Marcello Gandini fue el responsable del Stratos Zero, pero antes también había sido el diseñador del mítico Lamborghini Miura, otra pieza icónica de diseño.

Lancia Stratos
Lancia Stratos

Impresionados por el esfuerzo de Bertone, los responsables de Lancia se pusieron manos a la obra para diseñar lo que, definitivamente, se convirtió en el prototipo Stratos HF. Su mecánica, ubicada en posición central, varió entre múltiples candidatos, antes de su debut oficial en el salón de Ginebra de 1971.

Finalmente, se llegó a un acuerdo con Ferrari para que la marca de Maranello suministrase el propulsor 2.4 V6 con 190 CV, procedente del Ferrari Dino. El automóvil resultante era una maravilla, pero Lancia era consciente de que para sacar el máximo provecho a este vehículo tan complejo, debía seguir probando y evolucionando el automóvil.

Lancia Stratos, tricampeón del mundo de rallies

El Stratos fue uno de los primeros modelos diseñados para competir desde el comienzo, algo que Lancia constató desde el primer momento, después de unos pocos eventos, llevados a cabo en 1972 y 1973.

El Stratos era un ganador nato, por lo que Lancia tomó la decisión de fabricar las 500 unidades mínimas que la FIA obligaba, para homologar el vehículo y disputar el Campeonato del Mundo de Rallies, en 1974. Con un peso de poco más de 900 kilos, el Stratos matriculable marcaba un tiempo de solo 6,8 segundos, en pasar de 0 a 100 km/h.

Lancia Stratos
Lancia Stratos
Lancia Stratos

La magnífica visibilidad frontal, el ágil chasis y una impresionante relación entre peso y potencia ayudaron, en conjunto, al Stratos a obtener los títulos del Campeonato del Mundo de Rallies en 1974, 1975 y 1976. Asimismo, una prueba tan dura como el Rallye de Monte-Carlo fue dominada por Lancia durante tres años seguidos: 1975, 1976 y 1977.

No obstante, la política interna de la compañía hizo que el enfoque de la competición del Grupo Fiat cambiase de Lancia a Abarth en 1977. De ese modo, el Stratos perdió todo el apoyo de fábrica. No obstante, el automóvil continuó compitiendo en diferentes equipos privados, demostrando su competitividad y disputando algunas pruebas en al década de los ochenta.

La producción del automóvil italiano finalizó en 1975, aunque en el año 2010 nació el New Stratos. Un vehículo moderno, irónicamente diseñado por Pininfarina, que tomó como base mecánica el Ferrari F430 y del que solo se fabricarían 25 unidades. Así las cosas, a la marca del cavallino rampante no le cautivó la idea de la fabricación limitada del New Stratos y finalmente solo se construyó una unidad. La buena noticia es que hay nuevos planes para reactivar el proyecto. 

Otras noticias relacionadas:

Galería: Lancia Stratos