Un Mercedes-Benz y un Lancia, ambos de la colección personal de 'Mr. Bean', salen a subasta.

¿Alguna vez has querido conducir el coche de Mr. Bean? Tal vez esta sea tu oportunidad... aunque no esperes un Mini amarillo. En realidad, se trata de dos coches clásicos, que se pondrán a la venta en la subasta que se celebrará en Silverstone, los próximos días 24 y 25 de febrero: un Mercedes-Benz 500 E W124 y un Lancia Thema 8.32. Sin duda, dos berlinas tan raras como interesantes.

Mercedes-Benz 500 E: con alma de Porsche

A finales de los 80, Mercedes-Benz se propuso desarrollar una de las berlinas más rápidas del momento y de ahí surgió el Mercedes-Benz 500 E. Un modelo impulsado por un motor 5.0 V8 de 326 CV, desarrollado en colaboración con Porsche. De hecho, las 10.479 unidades que se fabricaron, salieron de la líneas de montaje de Porsche en Zuffenhausen.

Esta unidad data de 1993 y ha recorrido 136.800 kilómetros. En cuanto al interior, está tapizado en tela gris, aparentemente más del gusto de Atkinson que el cuero que incorporaba de serie. También se incluyen detalles en madera de nogal y un volante acabado en piel. Por lo demás, este Mercedes-Benz también incluye los libros de utilización y mantenimiento, así como un juego de llaves adicional.  

Un Mercedes-Benz y un Lancia de Mr. Beans a subasta

Lancia Thema 8.32: con motor Ferrari

El Lancia Thema 8.32 de Rowan Atkinson es todavía más especial, sobre todo en Reino Unido, donde tan solo existen 20 unidades. El actor protagonista de Johnny English ha sido propietario de esta berlina, con motor Ferrari, durante los últimos siete años. Y por supuesto, se ha gastado una gran cantidad de dinero en mantener y poner a punto este modelo.

Como puedes ver en la foto superior, se trata de una unidad de color rojo, con tapicería de cuero beige, que se encuentra en unas condiciones fantásticas.  

Rowan Atkinson es un gran aficionado a los coches. En 2015, vendió su Land Rover Defender 90 Heritage, así como su amado McLaren F1, por unos asombrosos 11 millones de dólares; una cantidad ridícula para una unidad que ha tenido dos accidentes graves... y lleva 2,08 millones de dólares en reparaciones. 

Más información sobre subastas en Motor1.com:

 

Gallery: Rowan Atkinson subasta dos de sus coches clásicos